Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT avisa que 750 puestos de trabajo "peligran" entre Andalucía y Extremadura con el ERE de Panrico

El sindicato UGT ha avisado este miércoles que "750 puestos de trabajo peligran, entre Andalucía y Extremadura, con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Panrico", ya que "la empresa ha anunciado un ERE para 1.900 trabajadores", de los que, "en Andalucía, 250 trabajan en la fábrica de Puente Genil (Córdoba), y a ellos hay que sumar otros 500 autónomos, que llevan la distribución entre Andalucía y Extremadura. Los trabajadores no se lo creen y aseguran que el expediente es una locura".
Es más, según ha informado UGT, los más de 4.000 empleados que tiene este grupo dedicado a la panadería y bollería industrial a nivel nacional "no cobrarán sus salarios este mes", tal y como ha anunciado la empresa y, aunque todavía "no hay fecha para la negociación" del citado ERE, "tras las asambleas (de trabajadores) que se celebrarán este fin de semana en centros de toda España se anunciará un calendario de acción en el que no se descartan manifestaciones Y concentraciones e incluso, si hay que parar, se para", según ha afirmado el secretario de Alimentación, Bebidas y Tabaco de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT-Andalucía, Gregorio Gil.
El ERE presentado por Panrico pretende el despido de 1.914 trabajadores, de los cuales 600 serían autónomos, 756 empleados de fábrica, 483 del personal de soporte técnico a la distribución y 75 de la estructura superior y mandos intermedios. Además, según ha criticado Gil, "quieren un recorte del 35% al 40% de media en el salario para los trabajadores por cuenta ajena y del 20% para los autónomos" que sigan trabajando para Panrico.
El sindicalista ha recordado que los empleados de Panrico llevan ya "cuatro o cinco años con ajustes y prejubilaciones", resultado que "el reciente cierre de la sede sevillana de la empresa, que implicó despidos y el traslado de parte de la plantilla y la producción de Bollicao y Donuts a Puente Genil, entre otros ajustes, no han sido suficientes para frenar el problema de liquidez que acecha a Panrico".
Según la empresa, la única manera de salir adelante es con un ahorro de 53 millones de euros. No obstante, los representantes sindicales se manifiestan en contra de cargar todo el peso del recorte sobre los costes de producción y en concreto "sobre los hombros de los trabajadores", sobre todo cuando "la empresa ha invertido diez millones de euros en una nueva nave en Puente Genil, además de otras inyecciones de capital en Castilla y León".