Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT y CCOO piden a Bruselas medidas urgentes para salvar la planta de Arcelor Mittal en Sestao

Los socialistas piden que la Comisión flexibilice cómputo de ayudas de estado para las plantas
Los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras en Euskadi, Raúl Arza Velez y Unai Sordo Calvo, han reclamado este miércoles a la Comisión Europea que tome medidas urgentes para salvar a la planta de Arcelor Mittal en Sestao, el sector del acero en Europa y frenar el dumping social y medioambiental del acero chino.
Arza ha exigido a la Comisión que tome "urgentemente" medidas que "de una vez" para "acabar con el dumping chino", tanto medioambiental como laboral. "Está poniendo en riesgo nuestras empresas y el futuro industrial no sólo de la comarca donde está ahora la ACB de la Margen Izquierda", ha denunciado en rueda de prensa en la Eurocámara en el marco de la visita de una delegación del Comité de Empresa de la factoría desplazada a Bruselas para abordar el problema del sector con las autoridades europeas, incluido un alto funcionario de Mercado Interior del Ejecutivo comunitario.
El dirigente sindical de UGT en Euskadi ha denunciado que "el acero chino está inundando la Unión Europea", como demuestra el crecimiento de las exportaciones de acero chino "por encima del 40%" al mercado europeo en los últimos años.
"No podemos esperar más y se debe tomar cuanto antes una decisión", ha recalcado. "Lo que queremos es que nuestras empresas puedan competir en igualdad de condiciones que el resto de las empresas", ha resumido.
"ACB es una planta que debe tener futuro", ha defendido por su parte el secretario general de CC.OO en Euskadi, que ha recordado que la empresa ya ha acometido medidas de flexibilidad interna "para poder hacer frente al futuro y es una empresa perfectamente competitiva".
Sordo también ha lamentado que el acero que llega de China no cumple "los estándares de protección ambiental o de derechos laborales" que las empresas en Europa y llega al mercado europeo a unos precios "por debajo del coste", "sostenidos de forma artificial" por las ayudas del Estado chino. "Y son los que están poniendo en cuestión la viabilidad de plantas como la ACB de Sestao", ha recalcado.
"Europa no puede permanecer ajena a estas realidades", ha zanjado, insistiendo en que hay que garantizar "las mismas condiciones de competencia" y no se puede permitir "competencia desleal". "No cabe demorarse en las decisiones", ha remachado.
RECHAZAN ESTATUS DE ECONOMÍA DE MERCADO PARA CHINA
"Queremos defender la viabilidad del acero en Euskadi y la industria", ha insistido, rechazando que la UE dé el estatus de economía de mercado a China porque "va a poner en cuestión el futuro de numerosos sectores industriales en Euskadi y Europa" y "lo que está en juego es un modelo más sostenible de industria". "No vale cualquier globalización", ha avisado.
La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, que ha acompañado a la delegación, también ha reclamado que se garanticen "idénticas condiciones" y "frenar" el dumping social y medioambiental de China pero también de Rusia.
"Hemos venido aquí a Bruselas porque es aquí donde se tienen que tomar las decisiones que afectan a esa planta y al conjunto de la industria del acero en Europa (...) Y sobre todo traer la voz de los trabajadores de Arcelor Mittal de Sestao aquí a Bruselas", ha resumido la dirigente socialista vasca, que ha admitido que están "muy preocupados" por "la posible pérdida de empleos" en la planta, que se encuentra bajo expediente de regulación de empleo en parada indefinida, una situación que afecta a 300 trabajadores directos de la planta, pero también a 200 de empresas auxiliares y "muchos más" indirectos en una zona del País Vasco con un paro "más alto" que la media.
El eurodiputado socialista Ramón Jáuregui ha admitido que el problema del sector es "difícil" de resolver a la luz de los diferentes intereses comerciales y políticos de los Estados miembros, pero se ha mostrado convencido que están "a tiempo" de salvar la planta de Sestao si la Comisión Europea garantiza "rapidez" en la tramitación del expediente abierto el 12 de febrero a productos siderúrgicos de China e introduce "aranceles de entrada a determinados productos sobre la base de la comprobación que hay dumping medioambiental o social".
Jauregui también ha reclamado "cambiar la metodología" para determinar si la UE da o no el estatus de economía de mercado a China, un estatus que el grupo de los socialistas y demócratas en la Eurocámara rechazará "claramente" en su conjunto.
FLEXIBILIZAR AYUDAS DE ESTADO AL SECTOR ENERGÉTICO
Y por último ha instado a la Comisión Europea a flexibilizar "su cómputo de ayudas de estado" en materia de energía a la luz de "altísimo coste" que supone para factorías como la de Sestao y poder presionar así al Gobierno español para que promueva "una regulación específica en el precio de la energía para estas factorías" tras recordar que el plan industrial que aprobó la Comisión Europea en 2013 "ya contempla precisamente la posibilidad de que los esfuerzos en materia medioambiental pudieran ir compensados por la flexibilidad en la interpretación de los costes de la energía".
"Sería la posibilidad de que un convenido de suministro eléctrico entre la suministradora de esa planta y la empresa, ABC, pudieran no considerarse como ayudas de estado por parte de la Comisión Europea. Nos bastaría con eso", ha explicado.
Mendia también ha defendido que "hay vías, dentro de la legalidad comunitaria" que permitirían "cierta viabilidad" y "la nueva apertura de la actividad en la planta de Sestao" y ha recordado que el Gobierno italiano da "una compensación" a plantas de acero en el país "por la manera en que lo producen", insistiendo en que en el caso de Sestado la planta tiene "futuro" porque "es limpia". "Recibe chatarra de baja calidad y lo convierte en acero de primera calidad con un mínimo impacto medioambiental", ha defendido.