Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT Cataluña se adelanta a la Ley de Transparencia y publicará sus cuentas en septiembre, tras el escándalo en Andalucía

Confía en que el ERTE sea suficiente para paliar la caída de ingresos por afiliación
UGT de Cataluña publicará en septiembre sus cuentas, subvenciones y, en definitiva, el origen de sus ingresos y su destino, lo que supone adelantarse a la Ley de Transparencia que el Parlamento catalán está tramitando, ya que la Ley estatal no afecta al sindicato al no recibir subvenciones del Estado.
En una entrevista de Europa Press, su secretario general, Josep Maria Àlvarez, ha explicado que se trata de un paso adelante a favor de la transparencia: "Publicaremos las cuentas, de dónde proceden los ingresos, para que la gente rompa el mito de que vivimos de las subvenciones".
"Tenemos que tener una gestión económica transparente como el agua y que no nos permita que haya juego para que nadie pueda, a partir de un hecho, hacer un castillo" como se ha hecho en el caso de UGT de Andalucía, ha dicho, ya que el sindicato está implicado en los ERE, los cursos de formación y las facturas falsas que le trasladaban a la Junta para justificar subvenciones.
Pese a defender la medida de publicar sus cuentas, Àlvarez admite que ello le crea una doble sensación: "La gente debe saber que estamos dando un paso para la transparencia, pero también armas a los que están en nuestra contra".
"Representamos a los trabajadores, y cuando estás negociando con una patronal, si sabe cuáles son tus debilidades económicas, siempre lo tendrá más fácil", ha añadido, tras asegurar que este paso permitirá a UGT de Cataluña dedicarse de lleno a la defensa de los trabajadores y dejar de hablar de la vida interna de la organización.
10.000 AFILIADOS MENOS
UGT de Cataluña cuenta actualmente con alrededor de 140.000 afiliados, y desde la crisis se han dado de baja unos 10.000, lo que ha motivado la caída de ingresos por concepto de las cuotas que pagan los afiliados.
Debido a esta caída, el sindicato se vio obligado a aplicar en abril un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para todos sus trabajadores durante este año y en 2015, con lo que se evitaron los 55 despidos planteados inicialmente.
El ERTE contempla una suspensión de 100 días este año y 100 más en 2015, pero los empleados tienen varias alternativas: una excedencia voluntaria de dos a cinco años, con una retribución de 6.000 euros anuales; una reducción salarial del 15% durante los dos años; una reducción mínima de salario y jornada del 37,5%, y bajas incentivadas con una indemnización de 33 días por año trabajado y un máximo de 15 mensualidades.
Preguntado por si esta medida será suficiente para paliar la caída de ingresos, el secretario general de UGT de Cataluña, que cuenta con 296 trabajadores, ha sostenido que "si no hay una nueva caída de afiliados, se estará en condiciones para tener una estructura más delgada del sindicato y para mantener la atención y los servicios jurídicos".
BUSCANDO SUCESOR
Àlvarez afronta su último mandato al frente de la organización tras haberla dirigido durante 23 años, y uno de los nombres que suenan para ser su sucesor es el del presidente del comité de empresa de Seat y secretario general adjunto de UGT de Cataluña, Matías Carnero.
"No tengo obligación de buscar sucesor. Es lo único que no haré por UGT", ha bromeado Àlvarez, que ha afirmado que Carnero es un dirigente sindical extraordinario con todas las cualidades para sustituirle, si bien ha indicado que hay otros seis compañeros en igualdad de condiciones.
"Lo que les pido es que tengan una candidatura consensuada", ha sostenido Àlvarez de cara al próximo congreso que se celebrará dentro de tres años y del que saldrá el nuevo secretario general de UGT de Catalunya.