Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT exige al Gobierno que no se "empecine" y acepte los dos años para ajustar el déficit que ofrece Bruselas

El sindicato UGT ha exigido este martes al Gobierno que no se "empecine" y acepte el plazo de dos años que ofrece Bruselas para reducir el déficit público por debajo del 3%, advirtiendo de que pretender lograr ese ajuste en un solo ejercicio tendrá "repercusiones graves" tanto en el crecimiento como en el empleo.
Así se pronuncia el sindicato mediante una nota de prensa tras conocerse las previsiones de primavera de la Comisión Europea (CE), que contradicen al Programa de Estabilidad presentado por el Gobierno al señalar que España no será capaz de cumplir el Pacto de Estabilidad hasta 2018, al quedar el déficit público en el 3,9% este año y en el 3,1% el próximo, tres y dos décimas, respectivamente, por encima de lo pronosticado por el Ejecutivo.
Ante las informaciones que apuntan a que el Ejecutivo comunitario podría ser proclive a conceder a España dos años para el ajuste, el sindicato ha reclamado al Gobierno que "admita ese plazo extraordinario" en lugar de "empecinarse" en que se cumplirán sus propias previsiones.
"Es cuestionable que un gobierno en funciones se comprometa a alcanzar un objetivo de déficit en un plazo aún menor que el que le exige la Comisión. El Gobierno en funciones quiere ofrecer, de nuevo, una imagen de rigor y no de realismo, pese a incumplir sistemáticamente el objetivo de déficit", ha criticado UGT.
CONSECUENCIAS NEFASTAS.
Una postura que, según advierte la central sindical, tendrá "consecuencias nefastas" ya que "dejará hipotecado al próximo gobierno" a la vez que obligará a realizar un "ajuste más duro y con repercusiones más graves" sobre el crecimiento y el empleo que, además, durante los dos próximos años evolucionará peor de lo previsto por el Ejecutivo del PP según calcula la CE.
Por todo ello, UGT considera imprescindible dar "un giro" a las políticas económicas y plantear una senda de consolidación fiscal "más ajustada a la realidad" de la economía española y "más justa" para los trabajadores.