Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT, en estado de "shock" ante el cierre por parte de Mondelez de la planta de Dulciora en Valladolid

El sindicato UGT se ha confesado en estado de "shock" ante el cierre de la planta de Dulciora en Valladolid anunciado para antes de finalizar 2017 que este jueves ha notificado la empresa propietaria, Mondelez International, que venderá también la marca al grupo francés Eurazeo.
En declaraciones a Europa Press, el responsable de Alimentación de Fitag UGT en Castilla y León, Juan José Rubio, ha admitido que la noticia "ha saltado como la pólvora" una vez difundida entre los 232 trabajadores con que cuenta la factoría, los cuales "no tenían ni una sospecha ni un indicio" que hiciera presagiar este cierre.
Cabe recordar que Mondelez International, grupo anteriormente conocido como Kraft Foods, ha comunicado este jueves su intención de vender la marca Dulciora, junto con otras que representan el 40% de la producción de la fábrica de Valladolid a Eurazeo, que trasladará estas líneas de fabricación a sus plantas francesas mientras que el resto de productos, que seguirán en manos de Mondelez, pasarán a desarrollarse en otras fábricas del grupo en Europa.
UGT espera tener comunicación oficial con la compañía para conocer los detalles de esta decisión, que Mondelez International ha justificado por el hecho añadido de que la factoría trabajaba "a menos del 50 por ciento de su capacidad", lo que tras la operación con Eurazeo hace "inviable" su mantenimiento.
En cualquier caso, Rubio ha asegurado que el sindicato se encuentra realizando gestiones "a nivel federal" y espera noticias en las próximas horas o días, aunque ha reconocido que tanto los trabajadores como sus representantes se encuentran "con el miedo en el cuerpo" en un momento en el que estaban implicados en las negociaciones para evitar el cierre de Lauki, también en Valladolid.