Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT rechaza cualquier negociación con Lactalis si implica el cierre "injusto" de la planta de Valladolid

Agradece el apoyo de Puente y respeta su postura, pero pone en duda la efectividad de un boicot a la empresa y pide "prudencia"
El secretario general de la Sección Estatal de Alimentación, Bebida y Tabaco de UGT, Sebastián Serena, ha rechazado cualquier negociación posible con la multinacional Lactalis que contemple el cierre de la factoría en Valladolid, una decisión de la empresa que ha tachado de "premeditada, injusta e injustificada".
Serena ha recordado que la fábrica vallisoletana arrojó unos beneficios el pasado año de 2 millones de euros, lo que sumado a los más de 100 millones que logró el grupo en el conjunto de España, lo llevan a afirmar que "no existe ninguna razón objetiva" para el cierre.
El representante sindical ha acudido a Valladolid junto a representantes del sindicato en otras plantas de la multinacional --que mantiene una unión con la división láctea de Nestlé-- en Guadalajara, Mollerusa (Lérida) o Granada, para trasladar el apoyo y la "solidaridad" de su organización a los trabajadores de la capital del Pisuerga.
En declaraciones recogidas por Europa Press, Sebastián Serena ha recordado que la decisión de Lactalis se basa en una "capacidad ociosa" de la planta de Valladolid motivada por la retirada, hace cinco años, de líneas de producción como natillas o batidos, lo que justifica, a su juicio, que se trata de un cierre "premeditado".
Asimismo, ha recordado que el grupo ya ha efectuado otros cierres de fábricas españolas desde 2005 en Galicia, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía, lo que ha supuesto la pérdida de 600 puestos de trabajo, a los que se une el centenar que se perdió en Valladolid con el traslado de parte de la producción a otras plantas y a lo que habría que sumar los casi 90 que aún se mantenían en esta ciudad.
De acuerdo con su experiencia, Serena ha augurado, pese a que la empresa aún no ha comunicado sus intenciones, que Lactalis repartirá la producción de Valladolid entre otras plantas del grupo y ha alertado del impacto en empleos indirectos que el cierre tendrá tanto en la ciudad como en el medio rural y en el sector del vacuno de leche, afectado por una importante crisis por la caída de precios.
En este sentido, ha recordado que dada la "saturación del mercado" y el "estancamiento" del consumo, las multinacionales actualmente buscan incrementar su cuota de mercado con la adquisición de marcas para su posterior cierre y eliminación de competencia, por lo que es pesimista en cuanto a la posibilidad de que Lactalis acepte vender la planta vallisoletana, después de que el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, confirmara el interés de otra empresa en adquirir las instalaciones y mantener la producción.
REFORMA LABORAL
En cualquier caso, el representante de UGT ha culpado a la reforma laboral de permitir que se produzca esta situación y ha reconocido que será "difícil" impedir el cierre, aunque ha advertido de que acudirán a los tribunales en un contencioso que podría dilatarse en los años.
Tras reiterar el rechazo del sindicato a cualquier acuerdo que pase por la clausura de la fábrica, Sebastián Serena ha indicado que hasta ahora sólo ha habido "consultas extraoficiales" y ha confirmado que la firma no ha presentado ningún plan social.
Por su parte, el secretario de la sección sindical estatal de UGT en Lactalis y trabajador de la planta de Valladolid, Juan Carlos García Serrano, ha anunciado que el próximo 31 de marzo volverán a reunirse con la empresa y ha quedado pendiente de los contactos entre la Junta y los posibles compradores.
En este sentido, Serena ha delegado en el Comité de Empresa la tarea negociadora pero ha puesto todo el sindicato a su disposición para "apoyar" en lo posible.
Por otro lado, Sebastián Serena ha agradecido la solidaridad con los trabajadores expresado por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y ha mostrado "respeto" hacia sus declaraciones sobre una posible campaña contra la empresa, pero ha mostrado sus "dudas" ante la efectividad de un boicot y ha recordado el "escaso impacto" que tuvieron sobre las compañías otros más mediáticos como el recientemente promovido contra Coca-Cola Iberian Partners o el que en su día se realizó contra Gillette después de cerrar la factoría que tenía en Sevilla.
Más lejos ha ido el representante de UGT en la planta de Lactalis-Nestlé en Guadalajara, Francisco Barba, quien ha advertido de que lo realmente efectivo sería "un boicot a la reforma laboral".