Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT pide "altura de miras" a los partidos y políticas "de cambio y progreso" ante los PGE de 2017

UGT ha celebrado este martes su Consejo Confederal en el que ha pedido "generosidad" y "altura de miras" a los partidos y políticas "de cambio y progreso" ante el inicio en septiembre del desarrollo del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017.
Este consejo es el primero tras el 42º Congreso Confederal de la organización y todos los congresos sectoriales y territoriales que han conformado la nueva estructura del sindicato.
Tras analizar los resultados electorales, el sindicato espera que las formaciones políticas "aparten a un lado las discusiones por los cargos y los personalismos y se centren en los problemas de los ciudadanos lo antes posible, anteponiendo los intereses generales por encima de cualquier otro, mediante el diálogo y el consenso".
En este sentido, recuerda que en septiembre hay que iniciar el desarrollo del proyecto de PGE para el año 2017 y ve "fundamental" que el nuevo Gobierno apoye un programa "de cambio y de progreso, como han votado los ciudadanos".
Para UGT, el resultado electoral constata que la ciudadanía ha votado mayoritariamente "contra las políticas de austeridad y recorte impuestas hasta ahora y a favor de las 20 actuaciones por el progreso y el bienestar social propuestas por UGT y CC.OO.".
Por ello, cree que el Ejecutivo que salga del proceso de investidura tiene que tener en cuenta dichas propuestas como hoja de ruta para afrontar los problemas de la ciudadanía, como el desempleo, la desigualdad y la recuperación de los servicios públicos.
En esta línea, denuncia la "grave situación económica y social", con casi cinco millones de personas en desempleo, 1,7 millones de hogares con todos sus miembros en paro, de los cuales 700.000 está sin ingresos, y más de dos millones de parados sin prestación por desempleo.