Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT rechaza la posible congelación del salario de los funcionarios y pide una negociación seria

La Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT ha expresado su rechazo "absoluto" a una posible nueva congelación del salario de los empleados públicos para 2014 y ha pedido la convocatoria urgente de la Mesa General de Negociación, "el ámbito legal y lógico donde deben acordarse las condiciones laborales de los empleados públicos".
En un comunicado, FSP-UGT advierte de que no es la primera vez que el Gobierno "obvia" a los representantes de los trabajadores en cuestiones que les atañen directamente y avanza medidas de este calado a través de los medios de comunicación, después de que 'Expansión' publicara hoy que el Ejecutivo congelará el próximo año el sueldo de los empleados públicos.
"Con este proceder --bordeando la legalidad vigente y despreciando la negociación colectiva en las Administraciones Públicas--, el Ministerio de Hacienda demuestra un gran desprecio a todo el colectivo de empleados públicos", denuncia el sindicato de Cándido Méndez.
En su opinión, el Gobierno debe asumir realmente la forma de actuar en democracia, apostando por la negociación y, por ello, afirma que es necesario abrir un diálogo "serio y efectivo" sobre los servicios públicos y sus trabajadores y dejar de "imponer" normas destinadas sólo a recortar.
El anuncio de congelación, según UGT, demuestra que el Gobierno del PP sigue "empecinado en maltratar a los servicios públicos y sus empleados". "Lo manifiesta tanto en la forma --ningunea la negociación-- como en el fondo, sumando una nueva congelación a unos empleados públicos que acumulan una pérdida de poder adquisitivo cercana al 23% en los últimos cuatro años, la supresión de la paga extra de Navidad y la destrucción de 375.000 empleos en el último año", concluye.