Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD pide la comparecencia de Guindos en el Congreso para que detalle cuánto costará el rescate bancario

El portavoz económico de UPyD en el Congreso, Álvaro Anchuelo, ha registrado una docena de solicitudes de comparecencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, para que informe detalladamente sobre el coste que el rescate de diferentes entidades financieras tendrá para los contribuyentes, así como para saber cómo se depurarán responsabilidades por la quiebra de esos bancos.
En concreto, la formación magenta exige saber el coste al contribuyente del rescate a Unnim Banc, NCG Banco, Liberbank, Caja Castilla-La Mancha, Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), CajaSur, Caja 3, Banco Mare Nostrum (BMN), BFA-BANKIA, Banco Gallego, Banco de Valencia, Banco Ceiss y Banca Cívica.
Y es que la exigencia de responsabilidades a quienes hundieron las cajas es uno de los caballos de batalla del partido que lidera Rosa Díez, que cada vez que el ministro comparece ante la Comisión parlamentaria de Economía le pide más medidas en este sentido, así como para recuperar el dinero del rescate bancario, cuyo montante total aún está por determinar.
SE HA RECUPERADO UN 3%.
El pasado junio, el Banco de España informó de que el Estado ha inyectado 61.495 millones de euros de forma directa para reestructurar el sector bancario desde mayo de 2009, cantidad de la que sólo se había recuperado hasta entonces un 2,86%, unos 1.760 millones. De hecho, el Ministerio de Economía fía el grueso de la recuperación a la venta de Bankia.
Según el último informe del Tribunal de Cuentas sobre este asunto, las ayudas directas o comprometidas por el Estado a la banca entre 2009 y 2012 se elevan a 107.913 millones de euros, si bien esa cantidad incluye avales y esquemas de protección de activos (EPA) que podrían no ejecutarse.