Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uatae advierte de que los pensionistas perderán poder adquisitivo con la reforma del Gobierno

La organización de autónomos Uatae ha pedido al Gobierno que "reflexione" acerca del modelo de revalorización de pensiones que ha planteado -que desliga las pensiones del IPC-, porque "en la práctica" conllevará pérdidas de poder adquisitivo para los pensionistas.
Uatae considera que el desequilibrio actual en las cuentas de la Seguridad Social es "coyuntural", motivado por la pérdida de cotizantes durante la crisis, y recuerda que el Fondo de Reserva está precisamente para cubrir las situaciones coyunturales de pérdida de ingresos.
Además, menciona otras alternativas, como elevar las aportaciones del Estado al sistema o incrementar de manera temporal las cotizaciones, todo ello a fin de mejorar los ingresos de la Seguridad Social y ceñir las modificaciones del sistema a este capítulo.
La organización de autónomos, que ayer se reunió con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto a otras asociaciones del colectivo para tratar esta cuestión, ha reclamado además que el Gobierno preserve el poder adquisitivo de las pensiones más bajas en esta nueva reforma.
En este sentido, Uatae ha recordado que muchos autónomos cobran pensiones muy bajas, la mayoría porque cotizan por lo mínimo, por lo que ha apostado por estudiar un sistema de cotización "homologable" con el Régimen General, basado en los ingresos reales.
La organización no ve necesario además que el factor de sostenibilidad de las pensiones entre en vigor de inmediato, pues la última reforma de pensiones ya adoptó importantes medidas (retraso de jubilación a los 67 años) para afrontar el aumento de la esperanza de vida.
En definitiva, Uatae apuesta por modificaciones "consensuadas", que mantengan el poder adquisitivo de los pensionistas, especialmente de los que menos cobran, pero sin precipitarse hacia reformas estructurales derivadas de la actual coyuntura.