Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

VBR anuncia un ERE para 55 trabajadores de tres departamentos, que serán "militarizados"

El comité de empresa piden a Estado y Junta su intervención y alerta de que la situación se repetirá en marzo de 2015
La empresa 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), gestora del mantenimiento de la base militar de Morón de la Frontera, ha comunicado a sus trabajadores la puesta en marcha de un expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo para 55 trabajadores de las instalaciones, lo que supondrá la eliminación de tres departamentos de pista.
En este sentido, el portavoz del comité de empresa, Javier Domínguez, ha detallado a Europa Press que el despido colectivo afecta 55 personas, todos ellos de los tres departamentos que desaparecen del pliego condiciones del nuevo contrato, como son abastecimiento de combustible, carga y descarga y parque móvil.
"Lo llevamos diciendo mucho tiempo y lamentablemente las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos han dicho a VBR que ejecute el despido. Es una decisión de Estados Unidos y el Gobierno español debe intermediar y pararlo, despúes de que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, indicó que iba a buscar una solución", añade.
En este sentido, recuerda que es el tercer ERE que sufren estos trabajadores, que se encuentran "muy mal de ánimo", teniendo en cuenta que es algo de lo que llevan advirtiendo desde hace tiempo, como en marzo cuando avisaron a Morenés de que "esto iba a ocurrir". "Creemos que es el momento de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y Morenés intenten solucionar la situación, porque se produce la militarización de los departamentos, aumenta el uso de la base y se despide a trabajadores españoles".
Lamenta que, pese a que hace tiempo que no había tanta actividad en las instalaciones, esto no repercute en el empleo, y alerta de que en marzo de 2015 habrá otro ERE porque están "desmantelando la plantilla española conforme van ampliando la actividad". Ante esta situación, los trabajadores han convocado una asamblea para el jueves donde analizarán posibles movilizaciones.
"El ERE no ha sido diseñado por VBR, sino por las Estados Unidos, que pide que se ejecute seis meses antes de la finalización del contrato el despido colectivo. Es una decisión establecida por el gobierno americano y la Junta y el Estado deben intentar presionar para pararlo y si quieren aumentar el uso de bases debe haber una contraprestación para la plantilla", concluye.
EL CONFLICTO DE LA BASE
La empresa gestora de los servicios civiles de estas instalaciones militares ya promovió a finales de 2010 un primer expediente de regulación de empleo "por causas organizativas", para extinguir 286 de los 594 puestos de empleo sujetos entonces a tales servicios. Durante la negociación, la compañía y el comité de empresa acordaron reducir a 150 el número de despidos, pero la destrucción de puestos de trabajo quedó después rebajada a 119 personas al ser descubierto que 31 de los trabajadores incluidos en el ERE habían causado ya baja en la empresa, extremo que investiga el Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla.
Ya en 2013, un año en el que Estados Unidos decidió ampliar su presencia militar en la base de Morón de la Frontera con el despliegue de 500 infantes de marina y ocho aeronaves, la empresa promovió un nuevo ERE. En esta ocasión no medió acuerdo alguno y en septiembre, 'VBR' consumó el despido de otros 66 trabajadores, toda vez que pocos meses después, Estados Unidos ampliaba aún más su presencia militar en Morón para sumar 850 infantes de marina y 17 aeronaves en estas instalaciones.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) declaraba "no ajustado a derecho" el ERE de 2013 al atisbar incluso aspectos como un "incremento de tareas en determinados departamentos", los 66 trabajadores despidos a través de este procedimiento recurrieron ante el Tribunal Supremo a la búsqueda de la nulidad de los despidos, si bien la plantilla afronta ahora un nuevo conflicto con este tercer expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por VBR.