Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valeriano Gómez (PSOE) lamenta que el Gobierno esté "absolutamente resignado" a un segundo rescate

Teme que la nueva "espiral recesiva" de recortes afecte a la partida de pensiones
El portavoz socialista de Economía en el Congreso, Valeriano Gómez, opina que el Gobierno de Mariano Rajoy está "absolutamente resignado" a tener que pedir un segundo rescate, a pesar de que tal medida "no servirá para solucionar el problema de fondo" de la economía española.
El socialista se ha manifestado en esos términos en relación con las declaraciones de diferentes responsables gubernamentales sobre la posibilidad de solicitar un 'rescate blando' a la Unión Europea, comenzando por el propio Rajoy, quien hace una semana no descartó esa opción aunque aseguró que no tomará decisiones hasta no conocer qué medidas autoriza el Banco Central Europeo (BCE).
En declaraciones a Europa Press, Gómez ha reconocido que ve "absolutamente resignado al Gobierno a ese segundo rescate, como si no hubiera otra forma de rebajar los diferenciales de la prima de riesgo", pese a que "no servirá para solucionar el problema de fondo", que a su juicio requiere de "un cambio de política económica en el conjunto de Europa".
DISTINTO, PERO NO MEJOR
Además, el exministro de Trabajo ha replicado a las afirmaciones 'populares' de que un posible rescate a España no sería como el de Grecia o Portugal que "distinto no tiene por qué ser mejor" y que también en el caso español se exigirían condiciones para acceder a esa financiación.
"No sería un préstamo al Estado, como ocurrió con Grecia, Portugal o Irlanda, pero sí habría unas condiciones que asumir para que el BCE compre deuda soberana en los mercados secundarios", ha explicado, sin entrar a valorar la posibilidad de que el organismo emisor impusiera tipos máximos a las deudas soberanas.
Y para cumplir con esos compromisos el PSOE teme que el Gobierno decida nuevos recortes de cara a 2013, lo que podría afectar a la única partida que, hasta ahora, se ha respetado intacta: la de las pensiones. "Basándonos en el hecho de que, hasta ahora, han tocado todo, da la impresión de que ahora también se propondrían reformar las pensiones", ha lamentado Gómez.
MODIFICAR LA POLÍTICA IMPOSITIVA
Sin embargo, para el PSOE nuevos recortes de gasto sólo conducirán a más "espiral recesiva", sin conseguir con ello cumplir los objetivos de déficit. "Con estas políticas económicas sometemos al país a una cultura de choque de represión del gasto, pero con eso deprimimos más la economía, reducimos los ingresos y, así, se profundiza en la recesión y vuelven a presentarse nuevas necesidades de ajuste", ha explicado el socialista.
Por eso, desde su formación recuerdan al Gobierno que "aún hay un espacio que no se ha tocado, el de la imposición" a través de una reforma del Impuesto de Patrimonio, de la creación de un nuevo gravamen para las Grandes Fortunas y de la introducción de una "nueva fiscalidad verde" tanto con cambios en los impuestos especiales al combustible como con tipos para las emisiones de CO2.
"Hay fórmulas alternativas que no producen el impacto recesivo en las políticas de gasto y que mejora las políticas de ingresos. De momento no sabemos más. Pero la idea general es que las medidas que están tomando son una pequeña venda, pero no sutura la herida. Y para lograr suturar la herida hace falta un cambio en la orientación de las políticas económicas", ha concluido Valeriano Gómez.