Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vegara insiste en que no prevé deflación pero sí datos negativos de inflación

El secretario de estado de Economía, David Vegara, insistió hoy en que el Gobierno no prevé un panorama deflacionista en los próximos meses, si bien admitió que sí es probable que haya datos negativos de inflación.
En conferencia de prensa, Vegara opinó así tras saberse hoy que el Índice de Precios de Consumo (IPC) se redujo al 0,7 por ciento en febrero en tasa interanual, después de que los precios no variaron en tasa mensual, debido, sobre todo, al descenso del petróleo, al efecto de las rebajas y, en menor medida, a la moderación de los alimentos.
Vegara descartó la posibilidad de deflación, máxime teniendo en cuenta que la inflación subyacente -que excluye la evolución de los precios de la energía y de los alimentos frescos-, a pesar de reducirse cuatro décimas y situarse en el 1,6 por ciento, "continúa por encima del 1 por ciento", lo que, a su juicio, contradice "una espiral deflacionista".
El secretario de Estado afirmó que si la tendencia del precio del petróleo sigue igual que hasta ahora, la desaceleración de la inflación se mantendrá en los próximos meses, periodo en el que se espera que el precio del crudo tenga efectos a la baja respecto al pasado año.
En cuanto al sistema financiero, Vegara reiteró que el Gobierno está preparado para dotar de recursos públicos a las instituciones, como así lo recoge el decreto ley y destacó la importancia de que veinte meses después de estallar la crisis este mecanismo no se ha utilizado.
Sobre la posibilidad de que Pedro Solbes deje de ser ministro de Economía y sea él su sustituto, Vegara afirmó que el vicepresidente ayer fue "muy claro" sobre su continuidad y añadió que él está "encantado" y considera un "privilegio" el ser secretario de Estado.