Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho adoptan las nuevas normas para el intercambio de datos fiscales de multinacionales

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han adoptado formalmente este miércoles las nuevas normas para el intercambio de información fiscal de multinacionales con unos ingresos consolidados superiores a los 750 millones de euros entre las autoridades competentes de los Estados miembros.
Esta directiva forma parte del paquete de medida presentado por la Comisión Europea para combatir la elusión fiscal, y se basa en las recomendaciones de la OCDE para abordar la erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios, conocido como 'plan BEPS'.
El objetivo de la nueva normativa es evitar que las multinacionales aprovechen los vacíos legales y las disparidades entre los marcos fiscales de los socios comunitarios para reducir sus obligaciones tributarias.
El texto obliga a las multinacionales a informar, entre otras cuestiones, sobre los ingresos percibidos, los beneficios alcanzados y los impuestos recaudados a las autoridades fiscales competentes del Estado miembro donde la empresa matriz tenga el domicilio fiscal, que a su vez deberán compartir de forma automática estos datos con el resto de países de la Unión.
Asimismo, las empresas matriz de grupos multinacionales que tengan filiales con actividad en uno o varios Estados miembro también tendrán que informar a partir de 2017 sobre los mismos términos al país en cuestión, así como identificar todos los países donde opera.
De la misma forma, la directiva otorga doce meses tras la finalización de cada ejercicio fiscal para registrar la información fiscal requerida y tres meses a las autoridades competentes de cada socio comunitario para el intercambio automático de los datos. También exige a los Estados miembros que fijen sanciones aplicables en caso de incumplimiento.
Los Ventiocho han dado por tanto el visto bueno formal a esta directiva, sobre la que ya habían alcanzado un acuerdo político el pasado 8 de marzo.