Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veles e Vents abre con una inversión de 5,5 millones en 7 años para convertirse en destino gastronómico

Se prevé derribar las "secuelas de la F1" en la zona, recuperar los poblados marítimos y mejorar el acceso al mar
Veles e Vents, el emblemático edificio ubicado junto al mar en la Marina Real de Valencia, abre este jueves sus puertas la ciudad de la mano de Heineken España y Grupo la Sucursal y con una inversión de 5,5 millones de euros en 7 años, dotado con una potente oferta cultural, gastronómica y formativa.
En concreto, conciertos, exposiciones, teatro, conferencias, danza y todo tipo de expresiones artísticas "convivirán" con cursos de formación en hostelería y una oferta gastronómica basada en productos valencianos que conjugará "tradición e innovación".
La iniciativa, que supondrá 5,5 millones de euros en 7 años, pretende recuperar y abrir a la sociedad este edificio valenciano con actividades que lo hagan atractivo "todo el año".
Así lo han avanzado este martes el director regional de Relaciones Institucionales de Heineken España, Pablo Mazo, el director gastronómico del Grupo La Sucursal, Javier de Andrés, y el director general del Consorcio de La Marina Real Juan Carlos I, Vicent Llorens, impulsores del proyecto en colaboración con la Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo y la Universitat de València (UV). A finales de mes, todas las instalaciones estarán ya a pleno rendimiento.
Las 'Figuras de la batalla' del escultor Miquel Navarro y las fotografías de 'El Clot' de Jorge Muñoz arrancan la programación cultural del nuevo Veles e Vents que reabre sus puertas con el objetivo de convertirse en obligado punto de encuentro para la sociedad valenciana y "seducir" tanto a los vecinos de los barrios marítimos como a turistas de todo el mundo.
TRES PROPUESTAS CULINARIAS A "PRECIOS MEDIOS"
El empresario y director gastronómico del Grupo La Sucursal, Javier de Andrés, ha sido el encargado de presentar la parte culinaria que espera convertir La Marina Real de Valencia en "destino gastronómico" con una "oferta variada en consonancia con el espíritu del Veles e Vents, que reivindica las aportaciones más singulares de la cultura valenciana sin renunciar a la innovación", ha apuntado.
En la planta de acceso, el restaurante mediterráneo 'La Marítima' nace bajo el concepto de "kilómetro cero", utilizando las materias primas valencianas y de temporada. Su cocina en arroces combina técnicas del horneado cerámico japonés junto al reposo de las brasas en naranjo y en la carta aparecerán productos frescos del mar y una recuperación del patrimonio de la cocina dulce valenciana.
En la primera planta, la microcervecería 'Malabar' aspira a convertirse en un punto de encuentro tanto para el ocio e intercambio de ideas en industrias creativas e innovadoras. Su cocina permanecerá abierta toda la jornada e incorporará desde el clásico 'esmorzaret' a desayunos continentales, tapas de autor, repostería, bocadillos y menús. Una apuesta por la conocida 'finger food', preparaciones informales y de calidad, que podrán acompañarse con más de 25 marcas distintas de cerveza.
Por último, la alta gastronomía subirá a la tercera planta con 'La Sucursal', restaurante a cargo del reconocido chef Jorge de Andrés donde la vanguardia culinaria y las innovaciones técnicas serán la seña de identidad de una cocina de creativa y de autor. Un espacio con un exquisito servicio de mesa en cuya carta se incluirán dos menús degustación que empezará a funcionar en el mes de julio.
Según ha explicado Javier de Andrés, los precios serán acordes a los "precios del entorno", siendo "más populares y de mercado" en 'Malabar' y acorde al "precio medio del entorno de playa" en 'La Marítima'. El empresario ha asegurado que "cultura y gastronomía juntas funcionan. A la gente le gusta ir a comer o cenar y divertirse", ha agregado.
FORMACIÓN "PROFESIONALIZADA"
La tercera pata sobre la que se asienta la nueva oferta del Veles e Vents trata de "profesionalizar" el sector de la gastronomía. Así se convierte en la nueva sede de la Escuela de Hostelería en Valencia, con un equipo docente coordinado por el chef Jorge de Andrés, que viene a sumarse a los ya existentes en ciudades como Sevilla o Jaén, con más de 15 años de historia y un programa de desarrollo de habilidades en la hostelería moderna que incluye prácticas en centros de primer nivel.
Además, el edificio acogerá actividades del primer Grado en Ciencias Gastronómicas impartido en la UV, cuyos estudios quieren formar profesionales con una buena base de conocimientos científicos, tecnológicos, de salud y de gestión empresarial, capaces de diseñar proyectos y gestionar servicios gastronómicos en los campos profesionales de la alta cocina, de la restauración comercial y colectiva y de la industria alimentaria.
Por su parte, el director general del Consorcio de La Marina Real Juan Carlos I ha hecho suyos los versos del célebre poeta valenciano Ausiàs March, cuyo poema 'Veles e Vents' da nombre a este edificio de 11.000 metros cuadrados diseñado por David Chipperfield y Fermín Vázquez en 2006. "faent camins dubtosos per la mar" (haciendo caminos dudosos por el mar), ha evocado, para admitir que emprenden una "aventura dudosa pero imaginativa y creativa en la que sufrimientos por el camino pero lo pasaremos mejor", ha augurado.
En este sentido, Vicent Llorens ha manifestado que le gustaría que "el nuevo Veles e Vents fuera el inicio de esa nueva Valencia que tras años de sufrir lo que no se merecía inicia un nuevo reconocimiento".
Además, en cuanto a la conexión con el resto de la ciudad, ha apuntado que el edil de Movilidad, Giusepe Grezzi, ya está "estudiando" la manera convertir la avenida del Puerto en un 'boulevard' que conecte la ciudad con el mar. "Las conexiones son buenas", ha defendido, pero "hay que romper con la sensación de que la Marina es un lugar reservado".
Del mismo modo ha avanzado su intención de "reordenar" el frente marítimo y terminar con las "antiguas secuelas de la Fórmula 1" que hacen que "ni los taxistas saben cómo funcionar" por la zona.