Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vestas recortará 1.400 empleos adicionales tras quintuplicar sus pérdidas hasta junio

El fabricante danés de aerogeneradores Vestas eliminará 1.400 empleos adicionales, que se sumarán al recorte de 2.335 puestos de trabajo anunciado en enero, con el fin de garantizar la rentabilidad de la compañía en 2013, después de haber perdido 170 millones de euros en los seis primeros meses del año, multiplicando por más de cinco los 'números rojos' del mismo periodo del año anterior, informó la empresa.
"Para garantizar que Vestas sea rentable en 2013, la compañía intensifica ahora su ajuste. Como consecuencia, Vestas espera que el número de empleados a finales de año sea de 19.000, frente a la anterior previsión de 20.400, lo que permitirá reducir en más de 250 millones de euros los costes fijos", explicó la compañía, que asumirá una carga extraordinaria de entre 75 y 125 millones de euros a raíz del incremento del alcance de su reestructuración.
De hecho, la mayor competidora europea de la española Gamesa ya había anunciado el pasado 12 de enero su intención de reducir su plantilla en 2.335 trabajadores, de los que 1.300 correspondían a Dinamarca, mientras 449 se repartían entre España, Alemania, Italia y Suecia, y otros 404 afectaban a Asia.
El anuncio de este nuevo ajuste de plantilla se produce después de que Vestas haya informado de que en los seis primeros meses del año registró pérdidas de 170 millones de euros, frente a los 'números rojos' de 30 millones en el primer semestre de 2011. No obstante, la facturación de la compañía danesa mejoró un 10,3%, hasta 2.716 millones.
En el segundo trimestre del año, el fabricante danés sufrió pérdidas de 8 millones de euros, en contraste con las ganancias de 55 millones del mismo periodo del año anterior, mientras que sus ventas aumentaron un 15%, hasta 1.611 millones.
A pesar de estos 'números rojos', Vestas ha ratificado sus previsiones anuales de alcanzar una facturación de entre 6.500 y 8.000 millones, aunque, debido al bajo volumen de pedidos en el primer semestre y los retrasos en las conexiones de la red en China, se espera vender 6,3 gigavatios, frente a los 7 Gw previstos anteriormente. Asimismo, la multinacional ha anunciado que rebajará sus inversiones a 450 millones de euros, frente a los 550 millones inicialmente previstos.