Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Viñals pide a los gobiernos "más riesgos económicos" y reformas ante la fragilidad de la recuperación

El economista de Harvard Kenneth Rogoff asegura que los empresarios alemanes tienen una "excelente" opinión de España
El director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals, ha instado a los gobiernos a correr "más riesgos económicos" y adoptar reformas estructurales, para hacer frente a un economía "frágil" con unos mercados "demasiado optimistas".
En una conferencia en la asamblea anual de antiguos alumnos del IESE Business School, Viñals recalcó que es una buena noticia ver que la recuperación económica "está en marcha", pero añadió que ésta es "frágil y delicada" y más débil de lo que se preveía hace seis meses o un año.
Asimismo, alertó de los riegos a los que se enfrenta la economía mundial, especialmente la incertidumbre geopolítica, que podría dañar la confianza y ser "perniciosa" para la recuperación; la posibilidad de un estancamiento de la economía europea, que generará un "enfriamiento adicional", y la volatilidad exacerbada en los mercados financieros.
En este sentido, el consejero financiero del FMI subrayó que los mercados están siendo "demasiado optimistas" y existen "demasiados riesgos" en las elevadas inversiones en activos financieros, que en muchos casos están sobrevalorados.
Así, advirtió de que en algún momento los mercados y la realidad económica tendrán que equilibrarse, por lo que incidió en la necesidad de que los gobiernos adopten medidas para ajustar la realidad a las expectativas de los mercados y evitar que ocurra lo contrario.
En este contexto, Viñals consideró que es necesario correr "más riesgos económicos" y controlar los excesos financieros, para lo que ve necesario dotar de más seguridad a la denominada banca en la sombra y fortalecer el sistema bancario, al mismo tiempo que la política monetaria debe seguir su senda actual.
Sin embargo, incidió en que la política monetaria por sí misma no es la solución de todo y reclamó reformas estructurales en zonas como Europa, Japón o los mercados emergentes. Así, añadió que es bueno que se sepa qué es lo que hay que hacer, a pesar de que "no se está haciendo lo que hace falta".
En su opinión, los políticos deben elegir entre "crecimiento y estancamiento" y aseguró que hasta que no se consiga acompañar la política monetaria de reformas estructurales, no se puede decir que se haya superado la crisis.
En esta línea, Viñals consideró "asombroso" que seis años después del inicio de la crisis, aún la economía global aún no haya logrado "zafarse de su sombra" a pesar del apoyo con políticas fiscales expansivas y con una política monetaria que ha situado los tipos cerca del 0% y ha tomado medidas fuera de lo común. "A pesar de eso, el mundo no está donde debería estar", apostilló.
ALEMANIA CONFÍA EN ESPAÑA.
Por su parte, el profesor de Economía de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff subrayó la "excelente opinión" que tienen los empresarios alemanes de lo que ha hecho España, que se ha convertido en el "mejor alumno de la clase".
Así, añadió que ven a Francia en un estado "horroroso", a Italia "peor" y se preguntan cómo Grecia puede formar parte de la zona euro. "Si todo el mundo fuera como España..., dicen los alemanes", afirmó.
Respecto a la economía global, considera que está en un momento "delicado" y señala el cambio que se está registrando en mercados emergentes como China. En contra, ve positivo el comportamiento de países como Estados Unidos, Reino Unido y México.
En su opinión, la fortaleza de los países anglosajones se debe a que tienen un sistema más desarrollado "que aguanta mejor los golpes" y algunas ventajas, como la demanda agregada, ya que sus políticas son "igual de absurdas" que en Europa. En su opinión, Estados Unidos debería aumentar sus inversiones, especialmente en infraestructuras.
Respecto a Europa, cree que el continente está sufriendo una "crisis en la gobernanza" y cree que sería "deseable" contar con una política monetaria más expansiva y con más "cancha fiscal", e incluso con la posibilidad de que los países del Norte sean "generosos" y permitan transferencias para reducir la deuda en la periferia.
Rogoff cree que Alemania y los países del Norte exigen una excesiva austeridad, mientras que Francia e Italia se oponen también "de forma excesiva".