Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vivienda tendrá que adaptarse a la Ley de Igualdad

El Ministerio de Vivienda tendrá que adaptarse al artículo 20 de la Ley de IgualdadEFE
Para ello tendrán, entre otros requisitos, que incluir sistemáticamente la variable de sexo. También se baraja la posibilidad de traspasar a otro Ministerio las competencias relativas a la elaboración de las estadísticas, debido a las incidencias ocurridas en la anterior legislatura, en la cual llegó a ponerse en entredicho la fiabilidad de las estadísticas ofrecidas, basadas en precios de tasación y no de transacción.
Según fuentes de dicho Ministerio, de momento continuarán siendo ellos los encargados aunque tendrán que mejorar por lo que están "reflexionando sobre el futuro de estos datos y sobre qué organismo debería ofrecerlos para elaborar estadísticas más transparentes y más útiles". Pese a todo, desde Vivienda se considera que "no es un asunto perentorio".
La polémica comenzó cuando en 2005 varió la metodología utilizada para calcular los precios de la vivienda. El Gabinete de Corredor utiliza actualmente información procedente de los datos de tasaciones recopiladas por la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (ATASA). La muestra analizada se compone de todas aquellas viviendas objeto de tasación, no de la totalidad de las transmisiones operadas, excluyendo aquellas de más de 1.050.000 euros.
 
Contradicciones
Esta cuestión ha provocado discrepancias en los resultados, como cuando en el primer trimestre de 2006, el Ministerio anunciaba una subida del 12%, mientras los Registradores de la Propiedad la tasaban en un 16%. Esto sucede porque el Ministerio no contabilizaba todas las operaciones.
Varios estudios han criticado estas directrices. El último ha sido, la semana pesada, el secretario general del G-14, Pedro Pérez, quien, desde su posición de portavoz de las principales inmobiliarias nacionales, señaló que las estadísticas de Vivienda son "insuficientes en calidad, puntualidad y cantidad". También desde el Servicio de Estudios del Banco de España, el director general José Luis Malo de Molina, presentó el pasado mes de febrero, un estudio denunciando una calidad que "dista de estar a la altura" del sector. PGD