Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wall Street vive una sesión dramática por un posible error humano

Son tantos los interrogantes que han surgido sobre esos minutos de pánico vividos en Wall Street que la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC) investigan ya lo ocurrido.
Wall Street vivió así este jueves auténticos minutos trepidantes en los que se temió por su desplome, después de que su principal índice, el Dow Jones de Industriales, así como el S&P y el mercado Nasdaq, bajaran alrededor del nueve por ciento, aunque luego, para tranquilidad de los inversores, atenuaron el descenso antes del cierre.
Finalmente, el Dow Jones cerró con una pérdida del 3,2 % (-347,80 puntos) y se ubicó en 10.520,32 puntos, el S&P se dejó el 3,24 % (-37,72 puntos), hasta 1.128,15 unidades, y el mercado Nasdaq, el 3,44 % (-82,65 puntos), para acabar en 2.319,64 puntos.
Analistas e inversores culparon del ataque de pánico a las inquietudes sobre los problemas financieros de Grecia y la capacidad de otros países europeos para afrontar su deuda, pero tras la recuperación surgieron conjeturas sobre la causa exacta del desastre y se buscaron culpables.
'M' de millón o 'b' de billón
Horas después nadie sabe lo que ha ocurrido y se investiga si el desplome comenzó por el error de un broker, al parecer de Citigroup, que en lugar de teclear la letra "m" de millón, apretó la "b" de billón (mil millones, en inglés), cuando ofertaba una venta de 16 millones de dólares y no de 16.000 millones.
Algunos medios especializados apuntan a que la orden de venta errónea pudo ser sobre acciones de Procter & Gamble, que de inmediato bajaron de 60 a 39,37 dólares y, al ser uno de los 30 componentes del Dow Jones hizo que el índice se resintiera.
De vértigo fue también la variación de los títulos de Accenture, que en un minuto pasó de 40 dólares a un centavo, para recuperarse inmediatamente y llegar a los 41,09 dólares.