Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wall Street sube un 1,17% después de datos económicos favorables en EE.UU.

La bolsa neoyorquina perdió hoy vigor a medida que se acercaba el cierre, pero eso no evitó que el Dow Jones de Industriales ganara un 1,17 por ciento, con ayuda de datos del mercado inmobiliario y de la industria más favorables de lo esperado.
Ese índice bursátil, que incluye a algunas de las mayores empresas estadounidenses, añadió 89,84 puntos y llegó a 7.749,81 unidades.
El mercado Nasdaq avanzó el 0,82% (12,43 puntos), a 1.528,95 enteros y el selectivo S&P 500 subió un 0,96% (7,76 puntos) y concluyó la sesión a 813,88 unidades.
La bolsa neoyorquina logró cerrar en positivo una sesión que había iniciado con notable ímpetu pero que avanzaba por territorio negativo después de la media sesión, hasta que volvió a invertirse la tendencia de nuevo a falta de escasos minutos para la campanada final.
El mercado de Wall Street cerró con ganancias dos de las tres sesiones celebradas esta semana y el lunes el Dow Jones de Industriales avanzó un 6,8%, mientras que el Nasdaq y el S&P 500 ganaron ese día algo más de un 7%.
Las acciones de JPMorgan Chase subieron hoy un 8.18% y las de Bank of America se revalorizaron el 6,65% y junto al fabricante de aluminio Alcoa, cuyos títulos se encarecieron el 5,46%, fueron las empresas que registraron ganancias más sustanciosas entre las 30 que se incluyen en el Dow Jones de Industriales.
General Motors fue la compañía que registró mayores perdidas entre las empresas que cerraron en negativo en ese índice y sus acciones se depreciaron un 6,56%, a 2,99 dólares.
Los títulos de IBM perdieron un 0,36% de valor y terminaron a 97,95 dólares, entre noticias de que recortará más su plantilla, sobre todo en su división de servicios a empresas.
Los inversores se vieron hoy sorprendidos de forma favorable con datos relativos al mercado inmobiliario y a la industria, correspondientes a febrero, que fueron mucho más positivos de lo que preveían los expertos y de los registrados a comienzos de año.
Las ventas de casas nuevas en EE.UU. aumentaron un 4,7% en febrero y se situaron en una cifra anual de 337.000 unidades, comparado con las 322.000 del mes anterior, que fue la cifra más baja desde que el Departamento de Comercio comenzó en 1963 a compilar esos datos.
No obstante, la cifra de ventas del mes pasado es un 41,1% inferior de la que se registró en igual mes de 2008 y el precio medio de ese tipo de vivienda, de 200.900 dólares, es un 18,1% inferior al de hace un año.
El Departamento de Comercio dio a conocer en otro informe que los pedidos de bienes duraderos a las fábricas de EE.UU. aumentaron un 3,4% en febrero, frente a una disminución del 1,2% que preveían los analistas.
El incremento del mes pasado es el primero en siete meses que registra la demanda de ese tipo de bienes, que se fabrican para que duren al menos tres años.
El barril de crudo de Texas se abarató hoy un 2,2% o 1,21 dólares en el mercado neoyorquino de materias primas y cerró a un precio de 52,77 dólares, como consecuencia de un aumento de las reservas de petróleo en EE.UU. mayor a lo que preveían los expertos.
Los bonos del Departamento del Tesoro de EE.UU. a diez años bajaron hoy de precio y ofrecían una rentabilidad del 2,78%.