Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Whirlpool recortará 5.000 empleos tras ganar un 59% menos hasta septiembre

El fabricante estadounidense de electrodomésticos Whirlpool recortará 5.000 puestos de trabajo, principalmente en Norteamérica y Europa, después de registrar una caída del beneficio neto atribuido del 59% en los nueve primeros meses, hasta 185 millones de dólares (132 millones de euros), ante los "niveles recesivos de la demanda" en los mercados desarrollados y el debilitamiento de los emergentes.
La cifra de negocio de la compañía alcanzó los 13.755 millones de dólares (9.825 millones de euros), un 3,2% más, mientras que el resultado operativo retrocedió un 27,3%, hasta 806 millones de dólares (576 millones de euros).
En el tercer trimestre, Whirlpool logró duplicar sus ganancias, hasta 177 millones de dólares (126 millones de euros) ante la ausencia de elementos extraordinarios, mientras que mejoró un 2,3% sus ventas, hasta 4.625 millones de dólares (3.303 millones de euros).
"A lo largo del trimestre experimentamos una demanda más débil y unos costes de las materias primas más elevados", dijo el presidente y consejero delegado de Whirlpool, Jeff M. Fettig, quien, sin embargo, admitió que los resultados de la compañía "se vieron afectados negativamente por los niveles recesivos de la demanda en los países desarrollados y la ralentización en los mercados emergentes, así como por la elevada inflación de las materias primas".
Por otro lado, Whirlpool anunció que los planes de reducción de costes de la compañía incluyen el recorte de 5.000 puestos de trabajo, principalmente en Norteamérica y Europa, donde reducirá alrededor de un 10% sus plantillas, así como el cierre de una planta de refrigeradores en EEUU y la deslocalización de la producción de la producción de lavavajillas en Neunkirchen (Alemania), que se trasladará a Polonia.
Con estas medidas, la compañía espera reducir su capacidad en unos 6 millones de unidades y reducir sus costes anuales en unos 400 millones de dólares (286 millones de euros) hasta finales de 2013, mientras que los gastos de reestructuración ascenderán a 500 millones de dólares (357 millones de euros).
De este modo, Whirlpool prevé asumir en 2011 costes de reestructuración por importe de 160 millones de dólares (114 millones de euros) en vez del rango de entre 75 y 100 millones de dólares previstos anterirmente (53 y 71 millones de euros).