Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yellen reconoce que el 'Brexit' ha sido uno de los principales factores para mantener los tipos de interés

No cierra la puerta a una subida de tipos en julio
La presidenta de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Janet Yellen, ha reconocido este miércoles que la potencial salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) tras el referéndum que se celebrará el próximo jueves ha sido "uno de los factores" que ha afectado a la decisión de mantener los tipos de interés en el rango objetivo de entre el 0,25% y el 0,50%, donde se sitúan desde el pasado mes de diciembre.
"Es algo que hemos discutido en la reunión de hoy y ha sido uno de los factores por los que hemos decidido mantener los tipos de interés en los niveles actuales", ha indicado la presidenta del organismo monetario estadounidense.
Así, Yellen ha reiterado que el 'Brexit' es una de las principales incertidumbres que afectan a la economía global, ya que podría tener consecuencias sobre los mercados financieros internacionales y, particularmente, sobre la economía estadounidense.
En este sentido, la presidenta de la Fed ha apostillado que deberán esperar a ver cómo se soluciona el problema, ya que el 'Brexit' tiene el potencial de "influir" en las decisiones futuras del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC).
LA SUBIDA DE TIPOS PODRÍA SER EN JULIO
Preguntada por cuándo podría acometer una subida de tipos, Yellen ha subrayado que no tienen fijado un calendario, pero ha reconocido que "podría" suceder en la próxima reunión, que se celebrará el 27 de julio, o en la siguiente, que tendrá lugar el 21 de septiembre.
"No se si se producirá (la subida de tipos) en la próxima reunión o en la siguiente, podría ser en julio, podría ser", ha indicado la máxima responsable de la política monetaria norteamericana que prevé, al menos, una subida de tipos en 2016.
De este modo, ha reiterado que la próxima subida de tipos deberá estar "justificada" por los próximos datos macroeconómicos para no "sorprender" al mercado y que este pueda descontarlos. Así, ha vuelto a considerar "apropiado" un alza de los tipos de interés en los próximos meses.