Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La red Youth Business Spain reclama apoyo a la consolidación de nuevas empresas y más 'mentoring'

La presidenta del Youth Business Spain, Carmen García de Andrés, y el director de la red, Guillermo Arís, creen que para fomentar el emprendimiento en España hace falta cambiar la aproximación que se hace al mismo desde los poderes públicos, comenzando por ofrecer más apoyo a la consolidación de nuevas empresas una vez superada la fase de constitución y poner en marcha mecanismos de 'mentoring' contando con profesionales con experiencia.
Así lo expresaron durante su comparecencia ante la Subcomisión de Empleo Juvenil del Congreso, a cuyas actas ha tenido acceso Europa Press. En dicha sesión recordaron que Youth Business es una entidad dedicada al fomento del autoempleo de jóvenes de entre 18 y 35 años que parte del uso en red de recursos ya existentes. Su objetivo para los próximos cinco años es implantarse en todas las comunidades autónomas y ayudar a crear 5.000 negocios que den empleo a unas 10.000 personas.
No obstante, para que las diferentes iniciativas de fomento del emprendimiento y el autoempleo prosperen, es necesario ofrecer a los jóvenes "un acompañamiento integral", desde la formación y la elaboración de la idea empresarial hasta la intermediación, la búsqueda de financiación y, más tarde aún, el apoyo a la consolidación y al crecimiento de esos nuevos negocios.
CONTAR CON LOS MAYORES
Además, un factor "esencial" para esta experiencia, que ya está presente en casi 40 países de todos los continentes, es su programa de 'mentoring', en el que "voluntarios, en su mayoría empresarios o profesionales con experiencia en emprendimiento, acompañan a los jóvenes que han creado un negocio a lo largo de su primer año de vida", tal y como explicó García de Andrés.
En la misma línea, los responsables de Youth Business Spain destacan la necesidad de vincular a estos profesionales con la educación en el emprendimiento, que es algo que "no se puede pretender generar desde asignaturas teóricas que se imparten en las aulas" sino que hay que "promover actividades en las que los empresarios como voluntarios vayan un día a explicar su experiencia" a los alumnos.
También hace falta que los jóvenes españoles "visibilicen que el autoempleo es verdaderamente una alternativa que ha dado trabajo", para lo cual sería fundamental que cambie la visión social del empresario, tradicionalmente negativa. "Y la mejor manera de cambiarlo es la televisión, que el empresario deje de ser el malo en las series de televisión y que sea el bueno, el que contrata gente. No hay mejor herramienta para cambiar estas cosas que la tele", subrayó Arís.
COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA
También es muy importante el respaldo de las empresas privadas en colaboración con el sector público, tanto a nivel legislativo como de financiación. En este sentido, García de Andrés subrayó la importancia de planificar los programas de financiación de forma plurianual porque "es muy difícil gestionar este tipo de programas en base a convocatorias que tienen una duración de seis o nueve meses".
Sobre este asunto, la presidenta abundó en que "sería bueno" que la asignación de recursos se hiciera en función del volumen de trabajo y los resultados conseguidos, de modo que se pudieran "superar criterios demasiado administrativos en la concesión de subvenciones".
En cuanto a las medidas fiscales para impulsar el emprendimiento que ha aprobado el Gobierno durante esta legislatura, ambos comparecientes reconocieron que son "buenas" pero que suponen el elemento fundamental que lleva a una persona a decidirse a montar un negocio. "La ayuda viene bien pero nadie va a arrancar realmente un negocio porque la cuota de autónomos sea más barata ocho meses", ejemplificó García de Andrés.
En este sentido, Arís apuntó como posibilidad "potenciar mecanismos de conversión" de modo que las aportaciones públicas y privadas a proyectos de emprendimiento se hagan en similares condiciones para conseguir "mecanismos sostenibles e incluso rentables". Para mejorar la financiación también recomendó explorar las vías de los 'business angels' o los modelos de microfinanzas alemán o de clubes de inversión francés.
RED DE REDES
En cualquier caso, el valor fundamental de Youth Business es, según sus máximos responsables en España, que actúa como "paraguas" de diferentes organizaciones con el mismo objetivo, de modo que todas ellas puedan trabajar en red y compartir recursos, metodologías y buenas prácticas. "Aprender los unos de los otros en vez de trabajar cada uno en su línea", resumió Guillermo Arís.
A su juicio, lo más positivo sería "lanzar algún tipo de programa que potencie" este tipo de redes sobre autoempleo para que estén coordinadas y reciban el apoyo necesario para que puedan "generar impacto a gran escala". En total, un país como España debería tener funcionando al menos cuatro o cinco redes "de referencia", lideradas por ejemplo por las asociaciones de jóvenes empresarios o las Cámaras de Comercio.
Con este esquema, la red Youth Business International consiguió el año pasado poner en marcha 12.000 nuevas empresas en 40 países. Además, según una encuesta interna de la organización, el 65% de los emprendedores consideran que el 'mentoring' les ayudó más que las ayudas para acceder a financiación.
Además, el ratio de supervivencia de las empresas que tienen un mentor durante el primer año es del 85% tras tres ejercicios en funcionamiento. En España, según datos del Indicador de Demografía Empresarial que el Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó en noviembre de 2013 con datos de 2011, la tasa de supervivencia durante el primer año de vida es del 82%, siendo el periodo en el que se producen más bajas.