Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero adelanta que "el crecimiento económico será débil hasta 2009"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la presentación del informe. Video: Informativos Telecinco.telecinco.es
El jefe del Ejecutivo ha explicado que el ajuste de la economía se mantendrá en los próximos meses. Zapatero prevé un "crecimiento débil a corto plazo, por debajo del 2% para 2008" y niega el estancamiento.
Para atajar esta situación ha prometido un plan de austeridad económica para lograr el equilibrio presupuestario en 2009, pero sin que peligren las ayudas sociales como los 2.500 euros por hijo. La austeridad en gasto público afectará a los salarios de los altos cargos del Estado, que se congelaran y a la disminución de la oferta pública de empleo, salvo para administraciones como la de Justicia.
El Gobierno, por el contrario sí está dispuesto a invertir en más viviendas protegidas y en transportes, comuniciones y ciencia. Además, ha anunciado la entrada de capital privado y de las Comunidades Autónomas en la gestión de los aeropuertos.
Además, ha recordado que el Gobierno ha destinado 18.000 millones de euros para paliar la situación económica, el paquete de medida "más ambicioso en Europa".
José Luis Rodríguez Zapatero ha sentenciado que "se denomine como se denomine... atravesamos un periodo de dificultades económicas, que sufren los ciudadanos". Una vez más ha atribuido la actual situación económica del país a la crisis financiera internacional, a la subida del precio del petróleo y al "ajuste abrupto" del sector de la construcción.
Zapatero ha explicado que para los próximos meses hay previstas otras medidas complementarias para ayudar a solventar los problemas de las empresas, los ajustes de la construcción e incentivar el consumo. Todo ello encaminado también a la reforma del sistema productivo para lo que considera fundamental la colaboración de los agentes sociales.