Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero admite "dificultades y problemas" en la economía española

Las declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero. Video: Atlastelecinco.es
Un día después de reunirse con los agentes sociales para abordar aspectos económicos y sociolaborales, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho que "es entendible" que una parte de la ciudadanía tenga percepción de crisis económica, pero que a pesar de las "dificultades y problemas", España es un país "económicamente fuerte".
José Luis Rodríguez Zapatero ha recordado que ha habido acontecimientos económicos en el mundo, como el incremento excesivo del precio del petróleo, del Euribor, o la crisis del sector inmobiliario en Estados Unidos, que han generado problemas de financiación para empresas y particulares, en declaraciones a RNE.
No obstante, ha afirmado que España es la octava potencia económica del mundo, tiene "buenas cuentas públicas", un sistema de protección social "como nunca hemos tenido", 20 millones de personas trabajando.
Además, el presidente del Gobierno ha precisado que las pensiones suben "progresivamente", la protección al desempleo es "más alta que nunca" y España dispone de activos "importantes" para afrontar un proceso de dificultades.
Zapatero considera "normal" que algunos ciudadanos tengan esa percepción, por el "frenazo importante" en el crecimiento económico después de vivir años de creación de riqueza y se ha mostrado convencido de que España volverá a "crecer con fuerza" en cuanto las circunstancias internacionales lo permitan.
El presidente del Gobierno también se ha refirido al continuo alza del precio del petróleo y a los efectos que éste está teniendo en algunos sectores. Ha reiterado que el Ejecutivo es sensible a esta situación y que está dispuesto a tomar algunas medidas al respecto.
No obstante, ha advertido de que las protestas generadas por el alza del crudo, como los recientes paros protagonizados por los transportistas, "no pueden perjudicar a la sociedad" por lo que el Ejecutivo no permitirá que "el conjunto de la ciudadanía pague los efectos" de estas movilizaciones.