Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero prevé bajadas del paro en verano y que empeore "algo" en otoño

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, responde a una pregunta durante la sesión de control al Ejecutivo, hoy en el pleno del Congreso de los Diputados. EFEtelecinco.es
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que el proceso más intenso de pérdida de empleo "no va a continuar" y que el paro seguirá bajando los próximos meses hasta otoño, cuando espera datos "algo peores".
Así lo consideró hoy durante una entrevista en la cadena de televisión Cuatro en la que reiteró que "lo peor de la crisis ha pasado" y se mostró esperanzado en que las próximas previsiones económicas que hagan los organismos internacionales sean "al alza".
Zapatero no quiso comentar la posibilidad de alcanzar cinco millones de parados en los próximos meses y dijo que "hay que esperar", aunque reiteró que "se ha desacelerado el proceso de destrucción de empleo".
El presidente del Gobierno anunció que en junio, julio y agosto los datos "serán positivos en relación con el empleo y con el paro" y que "quizá a partir de octubre sean algo peores".
Sobre la última previsión del Banco de España, que apunta a que el paro seguirá incrementándose en los próximos meses, Zapatero consideró que es mejor "no evaluar las previsiones" porque este organismo "a veces acierta y a veces se equivoca" y recordó que es "absurdo hacer un debate" cuando tanto el Fondo Monetario Internacional como la Comisión Europea han cambiado "en cinco ocasiones sus previsiones".
El jefe del Ejecutivo, quien aseguró que España ha vivido esta crisis económica "de manera abrupta e intensa", reiteró que el Gobierno seguirá mejorando las prestaciones por desempleo en el marco del diálogo social, "para dar apoyo al máximo número de personas" y negó una posible reforma laboral.
Al respecto, descartó una reforma en el mercado de trabajo dirigida a abaratar el despido y dijo que "no es solución y sólo establece condiciones de más debilidad para los trabajadores".
Especificó que el único cambio que se debe hacer es adaptar las empresas al nuevo modelo de crecimiento a través del diálogo en la Negociación Colectiva, "que necesita de mayor flexibilidad".
Preguntado por una futura subida de impuestos, Zapatero descartó radicalmente una reforma del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) y señaló que el Gobierno "no tiene esa intención", aunque -dijo- puede haber ocasiones donde sea beneficioso subir o bajar los impuestos para fomentar la actividad económica.
En este sentido, señaló la bajada del Impuesto de Sociedades para las pymes que mantengan o generen el empleo y la subida de los gravámenes del tabaco y de los hidrocarburos que, dijo, tiene una "finalidad positiva para la economía y la sociedad".