Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pequeño accionista que se querelló contra la cúpula de Banco Pastor se reafirma ante la jueza

El pequeño accionista que se querelló contra la cúpula de Banco Pastor se ha reafirmado en su acusación este jueves ante la jueza que lleva el caso, ante la que ha comparecido también un perito que ha defendido el informe económico que acompaña la denuncia.
Según ha indicado el abogado del bufete que representa al querellante, Carlos Deutu, a Europa Press, los dos comparecientes han mantenido los argumentos de la querella. Este viernes deberá declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de A Coruña un perito llamado por Banco Pastor.
Deutu ha considerado que la auditoría realizada por KPMG que concluye que no se aprecia la existencia de "manipulación o irregularidad contable alguna" en la entidad es en realidad "un análisis normativo" sobre las circulares del regulador bancario, pero "no aporta ningún dato concreto". En este sentido, ha indicado que espera que la declaración del perito de este viernes aclare algunos puntos.
El proceso, en el que están imputados tanto el presidente de Banco Pastor, José María Arias, como el exconsejero delegado, Jorge Gost, arrancó a raíz de la querella criminal interpuesta por Manuel G.S., un pequeño accionista catalán. El documento se registró el 13 de octubre de 2011 y alude a delitos derivados de la administración fraudulenta, dos delitos relativos al mercado y a los consumidores, uno societario, uno de falsedad en documento mercantil y otro de estafa.
Arias aseguró en su declaración ante la jueza que la entidad actuó de acuerdo con "la normativa y recomendaciones" del Banco de España, una respuesta similar a la dada posteriormente por Gost, que aseguró que negó que se hubiesen falseado las cuentas y se remitió a las reglas del regulador bancario.
El querellante sostiene que las cuentas de la entidad correspondientes a los ejercicios 2008, 2009 y 2010 "eran falseadas mediante una trama financiera articulada con sociedades de las que el propio Banco Pastor era propietario", de forma que habría ocultado en sus balances las pérdidas de empresas inmobiliarias que eran de su propiedad.
Por su parte, la auditoría de KPMG, que también ha sido entregada a la jueza, pone en cuestión el informe de la parte querellante, realizado por una socia profesional del despacho de abogados que le lleva su representación legal.
KPMG señala que, "con el debido respeto profesional", el informe firmado por una socia profesional del despacho de abogados Frade Gobeo constituye "un despropósito desde la perspectiva técnica económica, financiera y contable". Según la auditoría, encargada por Banco Pastor, el informe efectúa "una infundada e incorrecta aplicación parcial o limitada de la normativa contable".