Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La junta de accionistas de Nueva Pescanova aprueba las cuentas de 2015, que reflejan pérdidas de 6,5 millones

La dirección advierte de que aumentar ventas y racionalizar costes es "indispensable" para el futuro
La junta de accionistas de Nueva Pescanova, reunida en la sede de Chapela, en Redondela (Pontevedra), ha aprobado este martes las cuentas de 2015 (desde junio a diciembre), que reflejan unas pérdidas de 6,5 millones de euros, según ha informado el grupo en un comunicado.
Ésta ha sido la primera reunión de accionistas desde que Jacobo González-Robatto asumió la presidencia del grupo (en noviembre del año pasado), y con Ignacio González como consejero delegado, y después de que la banca acreedora se hiciera con el control de la multinacional (un 80%).
El presidente de la compañía ha intervenido ante los accionistas para confirmar que se prevé "reforzar los recursos propios mediante una ampliación de capital", aunque la decisión "será tomada por los propios accionistas". De hecho, no se ha fijado ni la forma ni el importe de dicha ampliación.
Antes de ejecutar esa ampliación, Nueva Pescanova deberá aprobar el plan estratégico, que será sometido a la consideración del Consejo de Administración a finales del próximo mes de septiembre. A 31 de diciembre de 2015, el patrimonio neto de Nueva Pescanova era de 18,6 millones de euros.
"Nueva Pescanova tiene una segunda oportunidad que debe aprovechar, para ellos debemos alcanzar cuanto antes un equilibrio en la cuenta de explotación, un curso de crecimiento sano y rentable, y una sólida posición patrimonial", ha proclamado González-Robatto.
PLAN ESTRATÉGICO
El consejero delegado del grupo Nueva Pescanova, Ignacio González, también ha intervenido ante los accionistas para señalar que los resultados de lo que va de 2016 "invitan al optimismo". Así, ha señalado que, aunque los indicadores siguen siendo "frágiles", el crecimiento de ventas de Pescanova a mes de mayo fue de un 4,5%, y la rentabilidad de las operaciones "está superando mes a mes la del año pasado".
Por otra parte, ha recordado algunos de los ejes básicos del Plan Estratégico hasta 2020. Así, en primer lugar, ha destacado la necesidad de aumentar las ventas y el valor añadido de los productos, para lo que la compañía puede apoyarse en la "gran fortaleza" de la su marca y asumir un papel de "líder" en las categorías comerciales en las que opera.
Del mismo modo, ha apuntado que la empresa debe "definir el nivel óptimo de integración" que debe tener por especie, analizando las preferencias de consumo, para saber dónde centrar sus esfuerzos.
Ignacio González también ha subrayado la importancia de tener una "política de racionalización de costes", que es "indispensable" para asegurar el futuro de Nueva Pescanova.
En todo caso, y en alusión al proceso de negociación colectiva que se está desarrollando con los representantes de los trabajadores, el consejero delegado ha reiterado el "compromiso ineludible" con el empleo, la "voluntad de llegar a un consenso", y la necesidad de aplicar medidas para "recuperar competitividad".
Finalmente, ha destacado que el plan estratégico también persigue construir "una nueva organización", "más eficaz, más sencilla y más sinérgica", en la que la unión de las filiales "sea una ventaja competitiva".