Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La actividad fabril de la eurozona crece al menor ritmo en un año y agita el fantasma de la recesión

La desaceleración de la actividad y las bajadas de precios presionan al BCE para actuar en marzo y "evitar otra crisis económica"
La actividad del sector manufacturero de la zona euro experimentó en febrero su menor ritmo de expansión en los últimos doce meses, según el índice PMI, que bajó a 51,2 puntos desde 52,3 en enero, lo que incrementa la preocupación sobre la debilidad de la recuperación en la eurozona e incluso abre la puerta a la amenaza de una recaída en recesión.
"Puesto que la producción manufacturera de la zona euro muestra el aumento más pequeño de los últimos doce meses en febrero, aumenta la
preocupación de que la región se enfrente a otro año de crecimiento lento en 2016, o incluso otra recesión", advierte Chris Williamson, economista jefe de Markit.
A pesar de la desaceleración, el dato del PMI manufacturero encadena 32 meses consecutivos por encima de 50 puntos, lo que implica expansión de la actividad, mientras que una lectura inferior a este umbral supone contracción.
De este modo, a pesar de registrarse creación de empleo en el sector manufacturero por decimoctavo mes consecutivo, la tasa de aumento de los niveles de personal entre las empresas del sector se ralentizó hasta su mínima de doce meses.
La desaceleración del crecimiento de la actividad en las fábricas de la eurozona refleja el menor ritmo de expansión en Alemania (50,5 puntos) y Francia (50,2 puntos), que registraron sus peores lecturas en 15 y 2 meses, respectivamente.
"La débil demanda interna está siendo agravada por un clima de empeoramiento mundial", señala Williamson, subrayando que ante la "desesperada necesidad de que el desempleo disminuya", el escaso crecimiento del empleo en el sector manufacturero supone "una noticia decepcionante".
Los costes de los fabricantes cayeron por séptimo mes consecutivo y al mayor ritmo desde julio de 2009 a raíz de la intensa competencia entre proveedores y los menores precios de las materias primas a escala mundial.
Por su parte, los precios medios cobrados por los fabricantes cayeron por sexto mes consecutivo y lo hicieron al mayor ritmo desde junio de 2013.
En este sentido, el economista jefe de Markit apunta que las presiones deflacionarias se está intensificado y considera que el resultado del PMI manufacturero de febrero "intensificará la presión ejercida en el BCE para que actúe rápida y agresivamente a fin de evitar otra crisis económica".