Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acuerdo de Grecia aleja el riesgo de crisis veraniega, pero no el de incumplimiento, según agencias

El acuerdo alcanzado este miércoles entre Grecia y sus acreedores europeos reduce el riesgo de asistir a una reedición de la crisis veraniega que hace un año llegó a colocar al país heleno al borde de salir de la eurozona, lo que llegó a conocerse como 'Grexit', aunque los riesgos de incumplimiento del programa se mantienen altos ante el escaso margen del Gobierno para sacar adelante las reformas planteadas y la ausencia de medidas inmediatas para aliviar la carga de la deuda griega, según señalan las agencias Fitch y Moody's.
"La decisión del Eurogrupo de autorizar el desembolso de 10.300 millones de euros para Grecia es positiva para la solvencia", declaró Alpona Banerji, analista de Moody's, quien consideró que el acuerdo "alivia el riesgo de una crisis de liquidez, especialmente en el corto plazo".
Los analistas de la agencia Fitch coincidieron en destacar que el acuerdo alcanzado "reduce el riesgo de otra crisis de liquidez este verano", mientras que incentiva al país a completar el tercer programa de rescate.
Asimismo, apuntaron que refleja "las mejores relaciones entre Grecia y sus acreedores oficiales" en contraste con la confrontación durante las negociaciones del verano pasado.
No obstante, ambas agencias destacaron que este pacto no introduce medidas significativas para el alivio de la deuda griega, lo que puede hacer cada vez más complicado al Gobierno del país heleno implementar las reformas del tercer programa de rescate, por lo que subrayan que "los riesgos de implementación se mantienen altos".
En este sentido, desde Moody's señalaron que el planteamiento por el Eurogrupo de una "hoja de ruta" sobre un alivio de la deuda griega resulta positivo para el crédito al constatar el creciente consenso entre los países del euro y las instituciones, FMI, BCE y Comisión Europea, sobre esta cuestión.
"Consideramos que los riesgos de implementación en Grecia sigue siendo altos dada la pequeña mayoría del Gobierno, la debilidad institucional y el trasfondo de descontento social", añadió Banerji.
Por su parte, los analistas de Fitch advirtieron de que el carácter gradual y condicionado a la evolución del programa de las potenciales medidas de alivio de la deuda podrían incentivar a las autoridades griegas a cumplir las condiciones, aunque teniendo en cuenta el historial de retrasos en anteriores programas, todavía existe un alto riesgo de incumplir el objetivo de superávit para 2018, cuando Grecia debería lograr un 3,5% del PIB de superávit primario.
"Este riesgo podría aumentar si la condicionalidad del acuerdo de este miércoles supusiera que un alivio considerable de la deuda fuera visto por las autoridades griegas como una perspectiva distante o inalcanzable", apuntaron.