Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector de aditivos para la industria alimentaria crecerá un 3% anual en el bienio 2016-2017

El sector de aditivos para la industria alimentaria crecerá un 3% anual en el bienio 2016-2017, hasta alcanzar un valor de 485 millones de euros en el último año, según el observatorio sectorial DBK de Informa D&B, que destaca que dicho negocio mantiene el ritmo de crecimiento.
En concreto, el mercado de aditivos y complementos alimentarios registró un nuevo crecimiento en 2015, en un marco de mejora de la coyuntura económica. De este modo, el volumen de negocio en el mercado español alcanzó los 455 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 3,4%, similar al registrado en 2014.
Según el informe, la evolución del valor de las ventas volvió a verse favorecida por el lanzamiento de nuevos productos multifuncionales, con mayores prestaciones y beneficios para la salud y por la preferencia de productos naturales frente a los artificiales.
Las principales empresas siguieron impulsando sus ventas en el exterior en 2015, destacando el incremento de las operaciones dirigidas hacia mercados emergentes, principalmente de África, América Latina y Asia. No obstante, el principal destino de las exportaciones españolas siguen siendo los países de la Unión Europea.
La facturación agregada en el extranjero de trece de las principales empresas especializadas en el sector supuso ya el 55% de su facturación total.
El aumento del volumen de negocio y la favorable evolución de los costes propiciaron una mejora de la rentabilidad sectorial en 2015. Así, el margen de explotación agregado de veintiuna de las principales empresas especializadas del sector se situó en 2014 en el 4,4%.
El sector se encuentra integrado por unas 150 empresas con actividad relevante como fabricantes o importadores de aditivos y complementos para la industria alimentaria, que generan un empleo en el sector de alrededor de 1.250 trabajadores.