Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los jóvenes agricultores de COAG se concentran ante el Ministerio para protestar sobre su situación

Los jóvenes agricultores de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) se han concentrado este miércoles ante el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, bajo el lema 'Mamá, quiero ser agricultor... pero no me dejan', para protestar por las múltiples dificultades con las que se encuentran al incorporarse al sector.
De esta forma, jóvenes de diferentes comunidades autónomas se dieron cita a las puertas del Ministerio de Agricultura para denunciar los problemas que se encuentran al incorporarse al sector que frenan el relevo generacional y la creación de empleo en el medio rural, y reivindicar medidas que faciliten la instalación de nuevos agricultores y ganaderos ante la creciente demanda.
Según datos de la Comisión Europea, en 2010 el 55,3% de los agricultores españoles son mayores de 55 años, mientras que los menores de 35 años sólo son el 5,3%, es decir, por cada 10 agricultores mayores de 55 años hay un agricultor joven menor de 35 años.
En la concentración se ha destacado una dramática realidad como es el desempleo juvenil, que se sitúa en el 57,4% de los menores de 25 años y COAG ha reivindicado la promoción de la agricultura como modo de vida para la juventud rural.
La alta tasa de paro juvenil, junto con la ausencia de alternativas laborales en las zonas rurales y el potencial del crecimiento del sector agroalimentario español ha provocado una situación sin precedentes en el sector agraria muestra que en el periodo 2012-2013 las solicitudes de incorporación de jóvenes al sector agrario se han incrementado un 79%.
Además, los jóvenes agricultores tras la concentración repartieron 5.800 manzanas entre los ciudadanos, una por cada solicitud de incorporación al sector agrario realizada el pasado año, como símbolo de la 'frescura' que necesita el campo.