Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 86,5% de los ahorradores se mantiene fiel a los depósitos, 3,5 puntos menos que hace un año

El 86,5% de los ahorradores españoles se mantiene fiel a los depósitos como el vehículo más adecuado para rentabilizar sus ahorros, según una encuesta elaborada por la Asociación Europea de Asesores Financieros (EFPA España).
Se trata de una cifra 3,5 puntos porcentuales inferior a la que arrojaba la anterior encuesta elaborada por la asociación, justo antes de que el Banco de España limitara la rentabilidad de los superdepósitos con el objetivo de acabar con la conocida como 'guerra del pasivo' entre entidades. En el estudio de 2012, un 90% de los consultados apostaba por los depósitos como el producto financiero más fiable.
Aunque una amplia mayoría de los ahorradores particulares españoles sigue apostando por los depósitos a la hora de rentabilizar sus ahorros, seis de cada diez encuestados reconoce que la decisión del Banco de España de reducir la rentabilidad de este producto ha abierto la puerta a explorar otras alternativas con las que sacar mayor partido a sus ahorros.
Es el caso de los fondos de inversión, que se sitúan en la segunda posición entre las preferencias de los inversores, por delante de la renta fija. Cuatro de cada diez consultados eligen los fondos, lo que supone un incremento de cerca de veinte puntos con respecto al porcentaje de clientes que los contrataban el año anterior (22%). Otras alternativas de inversión como la renta variable y la deuda pública son elegidas por apenas un 12% de los encuestados por EFPA España.
La seguridad que ofrecen los depósitos explica la predilección que muestran los ahorradores españoles por este producto, incluso en un entorno de merma de la rentabilidad. Los ahorradores españoles priman la seguridad por encima del resto de características a la hora de elegir un vehículo de inversión determinado. El nivel de riesgo del producto se sitúa por delante de la rentabilidad, la liquidez y la comprensión del producto, mientras que las cuestiones relacionadas con la fiscalidad quedan relegadas a un último plano.
A la hora de elegir dónde y cómo invertir sus ahorros, más de la mitad de los encuestados (55,5%) confía en las recomendaciones de su asesor financiero particular, mientras que un 23% reconoce que se guía por sus propios conocimientos financieros.
INVERSORES MÁS CONSERVADORES
La crisis financiera también ha cambiado algunos hábitos de los españoles en materia de ahorro, hasta el punto de que un 85% de los consultados reconoce que se ha vuelto más conservador a la hora de invertir y una abrumadora mayoría de los clientes consultados (93%) señala que se preocupa, ahora más que antes del inicio de la crisis, por conocer las características del producto que contrata.
Según los resultados de la encuesta, 73,5% de los encuestados confía poco o nada en su banco y el 26% restante sí mantiene intacta la confianza en su entidad financiera. Si analizamos los datos por comunidades autónomas, los canarios lideran el ránking entre los que muestran mayor desconfianza en su banco, seguido de gallegos, castellano-leoneses y catalanes. En el otro extremo, los murcianos, aragoneses y asturianos se sitúan como los ahorradores que más se fían de su entidad.