Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ampliación de capital y la crisis centran la apertura de la Asamblea del BID

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, ha propuesto capitalizar la institución para garantizar este año préstamos récord de 18.000 millones de dólares a los países de la región. EFEtelecinco.es
Una buena parte de los 5.000 participantes a la cita de gobernadores del Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID) ya se encuentran en Medellín, invitados por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, quien se instaló en esta ciudad hasta el martes próximo.
El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, abrió la Asamblea con una aclaración sobre su polémica propuesta de acometer en el organismo una ampliación de capital, cuando éste registró en el ejercicio fiscal 2008 unas pérdidas de mil millones de dólares.
Moreno reconoció que ese debate, en plena crisis global, no está exento de polémica, pero calificó de "necesaria" esa operación financiera.
Y es que el presidente del BID propuso capitalizar la institución, por novena vez en sus 50 años de historia, para garantizar, este año, préstamos récord de 18.000 millones de dólares a los países de la región.
"Obviamente cualquier aumento de capital en esta coyuntura económica no va a estar exento de debate", dijo Moreno, al matizar: "de la familia del BID hacen parte 48 países, muchas de las grandes economías del mundo que en este momento están teniendo inmensas presiones fiscales".
Agregó que "cualquier discusión en cualquier congreso (ahora) son las asignaciones presupuestales, que son las que determinan los enfoques de la política que un Gobierno hace", y ante la actual crisis algunos miembros podrían ser reticentes a aportar más fondos.
Desde Estados Unidos, influyentes legisladores no ven con buenos ojos una mayor aportación, dado que, con el 30 por ciento del capital, este país es el principal socio de la organización.
La respuesta colombiana no se hizo esperar y Uribe respaldó con firmeza el planteamiento de Moreno, como única forma de que el BID pueda seguir financiando proyectos en Latinoamérica.
"La financiación del Estado y de todos los estados de la región necesita unos compromisos muy grandes, capitalizar nuestras entidades multilaterales, capitalizar también al BID", señaló Uribe.
"En julio del año pasado había una especie de sobradez en la región, había tanta plata y nadie anticipaba que llegaría una crisis tan honda que todo el mundo creía que se había financiado, que no necesitaban el Banco Mundial, ni al BID, ni a la Corporación Andina de Fomento (CAF). Miraban con algún desdén a las entidades multilaterales", dijo Uribe.
Ahora "esta crisis nos golpea a todos y severamente, y entonces los que en agosto no demandaban créditos de las entidades multilaterales hoy están volcados demandando esos créditos", advirtió.
Según Uribe, "el BID, que prestaba 8.000 millones de dólares al año, este año para atender los requisitos de la región necesita prestar 18.000 millones y el año entrante otro tanto".
Por eso, reclamó "que se haga un gran esfuerzo por parte de toda la comunidad (...) para capitalizar el BID".
Porque, según Uribe, es la única forma de que el organismo "pueda seguir siendo esa gran fuente de financiación de los proyectos de desarrollo social que ha sido, especialmente en estos momentos de dificultad".
Bajo este escenario arrancó hoy Expodesarrollo 2009, feria en la que Colombia ofrece a los inversores 115 proyectos valorados en unos 34.000 millones de dólares en los sectores de transportes, puertos, minas y energía, agua potable, telecomunicaciones y saneamiento.
En paralelo se celebraron dos foros, el primero sobre el papel de la tecnología en tiempos de crisis, con la participación del presidente de Intel, Craig Barrett, quien criticó cómo Estados Unidos ha afrontado la crisis, al poner el énfasis en resucitar las instituciones financieras y rescatar el sector automovilístico.
En un segundo foro, sobre calidad de vida, Moreno dijo que la brecha entre percepción y realidad puede marcar la diferencia en los procesos de decisiones políticas, especialmente en tiempos de crisis.
La 50 Asamblea del BID se desarrolla hasta el 31 de marzo en la ciudad colombiana de Medellín.