Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los analistas confían en que las medidas adoptadas por Repsol convenzan a las agencias de rating

Los analistas confían en que las medidas adoptadas por Repsol para adaptarse al actual escenario de caída en los precios del crudo, que le han llevado a realizar unas provisiones contables extraordinarias por unos 2.900 millones de euros que harán que el resultado del ejercicio 2015 arroje unas pérdidas de 1.200 millones, sirvan para convencer a las agencias de calificación.
Asimismo, destacan la fortaleza de los resultados obtenidos en el cuarto trimestre por el grupo, con un beneficio neto ajustado que se situará en unos 450 millones de euros, lo que supone un aumento de más del 20% respecto al último trimestre de 2014, así como la reducción de la deuda neta en más de 1.000 millones de euros en 2015 respecto al año anterior.
El mercado valoraba también las medidas anunciadas por la petrolera y los títulos de Repsol se disparaban en Bolsa más de un 5%, liderando las subidas del Ibex 35, y situándose por encima de la cota de los 9,2 euros por acción.
En un informe, los analistas del Santander consideran que la mejora de la eficiencia operativa y las medidas para reducir el endeudamiento "ayudarán a convencer a las agencias del compromiso de Repsol con un rating de grado de inversión".
DIVIDENDO Y GAS NATURAL.
Sin embargo, algunos analistas ven necesario un giro de timón en la política de dividendos de la compañía o la opción de una posible desinversión en su posición del 30% en el capital de Gas Natural Fenosa.
A este respecto, los analistas de Morgan Stanley, que valoran las medidas adoptadas por Repsol para mejorar su estructura financiera, aunque apuntan que el grupo necesitaría un precio del petróleo en la franja de los 35-40 dólares por barril, consideran que una venta parcial de su participación en Gas Natural Fenosa ayudaría a Repsol a "aliviar" sus preocupaciones de balance.
Mientras, Barclays ve positiva las medidas adoptadas por la petrolera y destaca los resultados del grupo para el último trimestre del año, aunque muestra su sorpresa por la ausencia de una decisión respecto a la política de dividendo.
Para Bank of America, la actualización de la compañía es "positiva", aunque subraya que el tiempo dirá "si es suficiente para apaciguar a las agencias".