Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los analistas aplauden la transparencia y el rigor de las pruebas a la banca española

La transparencia que ha mostrado el sistema financiero de España al "desnudar" íntegramente sus cuentas y balances en las pruebas europeas de resistencia y el rigor del análisis a bancos y cajas españoles no pueden ser más positivos para despejar las dudas de una vez y abrir los mercados.
Así lo explicaron a Efe algunos de los analistas financieros que asistieron hoy a una reunión en el Banco de España con varios representantes de la entidad, como el director general de Regulación, José María Roldán, quien les informó pormenorizadamente de los detalles más técnicos de estas pruebas y a quien hicieron todo tipo de preguntas en un encuentro que duró una hora y media.
También estuvieron presentes, por parte de Banco de España, el director general adjunto de Supervisión, Fernando Vargas, y el responsable de Estabilidad Financiera, Daniel Pérez-Cid, además de entre 80 y 100 analistas financieros, inversores y representantes de bancos comerciales y de inversión españoles y extranjeros.
Para Enrique Martín, socio responsable de Banca de Analistas Financieros Internacionales (AFI), la lectura de la reunión es "muy positiva".
El test ha sido un ejercicio de estrés "duro, creíble y transparente" y ha salido bien, "aunque tengamos cinco suspensos", agregó.
De las 91 entidades financieras analizadas en 20 países europeos, 27 de ellas españolas, sólo siete "suspendieron" el test al no alcanzar la solvencia exigida en caso de crisis económica y de deuda: un banco alemán, otro griego, y cuatro agrupaciones de cajas de ahorros españolas, además de la intervenida CajaSur.
No obstante, pese a que estas entidades españolas no alcanzaron el ratio de solvencia mínimo exigido en las pruebas -el 6% de Tier 1, que mide los activos de máxima calidad-, el apoyo público que necesitarían no alcanza el 1,5% del PIB, muy inferior al capital inyectado en los bancos de otros países.
Tanto Roldán como Vargas insistieron, como hizo ayer ante la prensa el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en que aquí se ha analizado casi el 100% del sistema financiero y que si hubiera sido sólo el 50%, como en otros países, todas las entidades habrían aprobado con holgura, explicó Martín.
Los "suspensos" españoles también se deben a que los criterios que conforman el peor escenario de los establecidos en estas pruebas son mucho más exhaustivos para España que para otros países, aunque también es cierto que sobre nuestro país había más dudas, agregó.
En cuanto a cómo reaccionarán el lunes los mercados, todos los analistas consultados consideraron que los inversores valorarán el esfuerzo y la transparencia.
Coincidieron en que también tendrán en cuenta que las entidades que no han aprobado son pequeñas y el capital que necesitan, apenas 2.000 millones, es perfectamente asumible, si fuera necesario, por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob).
Sin embargo, la forma de levantar capital que elijan estas cajas no tiene por qué pasar por el Frob, ya que, después de la reforma de la ley de cajas (LORCA), estas entidades también pueden salir al mercado a buscar inversores, como ya ha hecho Banca Cívica, una de las "suspendidas", que no tendría que pedir ni un euro porque ha firmado un principio de acuerdo con un fondo estadounidense.
Para otro de los expertos consultados, la valoración global del encuentro en el Banco de España es positiva y el lunes, probablemente, los bancos recogerán en sus cotizaciones este clima de transparencia.
Un tercer analista destacó que la reunión de hoy fue "muy útil" y exhaustiva y que los representantes del Banco de España no tuvieron problema alguno en responder de forma pormenorizada a la docena larga de preguntas que les hicieron.
En definitiva, los expertos consultados coincidieron en que la banca española ha demostrado sin lugar a dudas que es capaz de soportar las peores condiciones de estrés y se mostraron convencidos de que los mercados agradecerán toda esta información.