Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dinero 'aparcado' en el BCE marca mínimos anuales, por debajo de 200.000 millones

Desde el 9 de diciembre de 2015 el BCE cobra a las entidades un 0,30% por la liquidez depositada
El dinero depositado por los bancos de la zona euro en el Banco Central Europeo (BCE) descendió este lunes hasta los 193.986 millones de euros, una cifra un 6,5% inferior a la del día anterior y la más baja desde el pasado 29 de diciembre de 2015, según los datos de la institución consultados por Europa Press.
Desde el pasado 9 de diciembre, los bancos de la zona euro deben pagar al BCE un interés del 0,30% por depositar su exceso de liquidez en la facilidad de depósito del banco central.
A pesar del cobro de este interés, las entidades de la zona euro habían incrementado sensiblemente su recurso a la facilidad de depósito durante los meses de diciembre de 2015 y enero de 2016.
Según los datos de la institución, en 2016 los bancos de la eurozona han depositado una media diaria de 212.406 millones de euros, una cifra un 20,2% superior a la media diaria de 176.715 millones de euros correspondiente a diciembre.
El BCE empezó a aplicar un interés negativo a su facilidad de depósito en junio de 2014, cuando rebajó la tasa, que permanecía a cero desde julio de 2012, hasta el -0,10%. Posteriormente, en septiembre de 2014, el BCE decidió encarecer aún más el uso de la facilidad de depósito al recortar la tasa al -0,20%, donde permaneció hasta el 9 de diciembre.
De hecho, después de que Mario Draghi afirmara en su última rueda de prensa, celebrada el pasado 21 de enero, que el BCE revisará en marzo sus medidas de estímulo, abriendo la puerta a una mayor intervención, los analistas confían en que el BCE bajará aún más el interés de la facilidad de depósito, previsiblemente al -0,40%, lo que implicaría un mayor coste para los bancos.
No obstante, el efecto disuasorio de esta tasa negativa ha ido diluyéndose gradualmente, puesto que en la primera ocasión en la que el BCE cobró a los bancos por dejar 'aparcado' su dinero en la entidad, el 11 de junio de 2014, el uso de la facilidad de depósito cayó un 65,2% de un día para otro, mientras que el día que entró en vigor la tasa del -0,20%, el 11 de septiembre de 2014, el dinero depositado disminuyó un 40,7% respecto al día anterior.
El pasado 9 de diciembre de 2015, primer día en el que el BCE cobró a la banca un 0,30% por el dinero depositado, la liquidez 'aparcada' en la 'hucha' de la institución registró un descenso del 14,3%.
El uso de la facilidad de depósito por parte de las entidades europeas se incrementó notablemente durante julio de 2015, coincidiendo con los momentos de mayor incertidumbre sobre Grecia, y el movimiento volvió a repetirse puntualmente en agosto de ese mismo año en paralelo a las turbulencias bursátiles en China y los primeros síntomas de problemas en los mercados emergentes.
Durante la reciente crisis financiera, los bancos de la zona euro preferían depositar en la 'hucha' del BCE su liquidez sobrante en vez de prestarla a otras entidades. Así, el 5 de marzo de 2012 la facilidad de depósito del BCE llegó a alcanzar un récord de 827.534 millones de euros después de la segunda mega inyección de liquidez de instituto emisor.