Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arbitraje y los seguros de impago son las garantías de alquiler más utilizadas, según Arrenta

Más del 90% de las incidencias que tienen lugar en el alquiler en España corresponden a contratos que se han firmado sin ninguna garantía, siendo el arbitraje y los seguros de impago las garantías de alquiler más utilizadas, según la Asociación para el Fomento del Alquiler (Arrenta).
En una nota, la asociación destaca que el uso de herramientas del garantía del alquiler, en su mayoría arbitraje y seguros de impago, ya se ha generalizado en España hasta conseguir penetrar casi por completo entre propietarios, inquilinos y, especialmente, con las agencias inmobiliarias.
Según Arrenta, su uso ha permitido conseguir el deseado concepto de "alquilar sin riesgo" y la mayoría de propietarios asegura que no alquilaría nunca su vivienda sin recurrir a dichas herramientas de garantía.
La razón del éxito es que los conflictos que se producen en los contratos con estas garantías son mínimos y siempre se resuelven completamente en pocos días, sin ningún perjuicio para el propietario, explica Arrenta, que señala que los seguros de impago y el arbitraje son complementarios, pues el uso conjunto permite la cobertura plena con la máxima competitividad económica.
ALQUILAR SIN GARANTÍA ES "IRRESPONSABLE"
De esta forma, advierte de que alquilar actualmente una vivienda en España sin la garantía adecuada es "auténticamente irresponsable," pues el riesgo de sufrir alguna incidencia es muy alto. De hecho, los problemas que actualmente tienen lugar en el sector del arrendamiento afectan, en más del 90%, a contratos que no tienen ningún tipo de garantía.
Las dos garantías que se han impuesto en el mercado son los seguros de impago y el arbitraje, complementándose hasta ofrecer el mínimo riesgo con el precio más ajustado.
El arbitraje fue la primera herramienta de garantía de alquiler que empezó a utilizarse de forma generalizada hace más de una década. Desde entonces, ha mantenido su presencia y vitalidad en el mercado, acortando considerablemente los tiempos medios de resolución de conflictos a mínimos de dos meses, según las estadísticas de Arrenta.
Mientras, los seguros de impago son más recientes, llegaron a España procedentes de los países con mercados inmobiliarios más desarrollados hace cinco años, de la mano de Arrenta, y han mantenido crecimientos exponenciales debido a su eficacia, eliminando completamente la siniestralidad y competitividad.
La complementariedad entre las dos herramientas se debe a que el seguro, por una parte, cubre el pago de las rentas mientras se logra la posesión del inmueble, pues el propietario recibe puntualmente el valor de las mensualidades.
Por otra parte, el arbitraje agiliza el desahucio, permitiendo contratar una cobertura del seguro más baja, entre seis a nueves meses de rentas, en lugar de un año, por lo que abarata la prima El resultado es, por ello, la cobertura total al precio más competitivo, según explica la directora general de Arrenta, Mercedes Robles.