Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los aseos de la estación de tren de Sants de Barcelona pasarán a ser de pago

Los aseos de la estación ferroviaria de Sants de Barcelona pasarán a ser de pago después de que Adif haya adjudicado su gestión a Sanifair, según informó la empresa administradora de las infraestructuras ferroviarias, dependientes del Ministerio de Fomento.
Los lavabos de esta estación de Barcelona se suman a los de la estación de Madrid-Atocha, en los que el pasado mes de noviembre se empezó a cobrar por su uso tras ceder Adif su gestión a la empresa 2theloo. En este caso, el precio por uso de es de 60 céntimos.
En Sants, la firma adjudicataria fijará el precio por uso y se ha comprometido a llevar a cabo negociaciones para alcanzar acuerdos con otras empresas presentes en la estación para que sus clientes puedan tener ventajas comerciales y descuentos en la adquisición de bienes y servicios.
Así, Sanifair realizará una reforma integral de los lavavos, que incluirá mejoras en cuanto a ahorro energético, agua, diseño y funcionalidad, una actuación que se ha dividido en dos fases, la primera de las cuales se ha iniciado este martes en los aseos ubicados junto al acceso a Metro.
Cuando finalicen los trabajos y con la voluntad de mantener abiertos en todo momento un grupo de baños, las obras se realizarán en los ubicados en el centro del vestíbulo, y cuando acabe toda esta actuación los aseos contarán con atención permanente presencial y especializada para garantizar la higiene y la seguridad en estas instalaciones.
Adif ha precisado que seguirá gestionando directamente los servicios de las salas de embarque, cuyo uso será gratuito, y ha destacado que Sanifair cuenta con experiencia en la gestión especializada de aseos en diversos países.
Asimismo, ha sostenido que se trata de un modelo "plenamente consolidado" en estaciones de ferrocarril europeas, centros comerciales y estaciones de servicio, y con ello se persigue que el usuario perciba la importancia de cuidar un bien público.