Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ventas de automóviles en EE.UU. empiezan a dar señales de recuperación

Tras más de medio año de acusadas pérdidas y noticias pesimistas, el sector del automóvil empezó a dar las primeras señales positivas cuando los principales fabricantes informaron hoy de significativas mejoras en las ventas de mayo.
General Motors, Ford y Toyota, los tres principales fabricantes en Estados Unidos, dijeron que sus ventas de mayo, aunque aún muy por debajo a las de hace un año, mejoraron de forma significativa las cifras de abril.
Incluso Ford, el único de los tres grandes fabricantes estadounidenses que no ha tenido que recurrir a ayudas públicas y la quiebra para mantenerse con vida, dijo que las condiciones del mercado le permitirán aumentar la producción en los próximos meses.
"Los nuevos productos representan el 50 por ciento de nuestras ventas y la demanda de esos productos está provocando nuestro aumento en la cuota de mercado", afirmó el vicepresidente de Ford para Ventas y Mercadotecnia, Ken Czubay.
Ford dijo que en mayo vendió un total de 155.954 vehículos (más que Toyota y sólo superada por General Motors), un 20 por ciento más que en abril.
Las ventas de General Motors sumaron 191.875 vehículos, un 11 por ciento más que abril, y las de Toyota, 152.583 vehículos, un 20,6 por ciento más que en el mes anterior.
Tanto GM como Toyota dijeron que la mejora de la confianza del consumidor en la situación económica se estaba convirtiendo de forma directa en un aumento de la demanda.
"El gran salto en la confianza de los consumidores en mayo se tradujo en una solida ganancia en las ventas de vehículos a particulares comparado con abril", dijo el vicepresidente de operaciones del automóvil de Toyota, Don Esmond.
"Nos anima que los consumidores están empezando a volver a los concesionarios y que el sector sigue mostrando señales de estabilización", añadió Esmond.
Y el vicepresidente de GM para Ventas y Mercadotecnia, Mark LaNeve, declaró: "En mayo fuimos capaces de registrar nuestro mejor mes de ventas (en 2009) a medida que vemos más señales positivas en el mercado. Esas señales, junto con más claridad sobre la nueva GM, están proporcionando más confianza al consumidor".
Aunque para GM es el segundo mes consecutivo de mejoras de las ventas, mes a mes, su desafío es mantener la tendencia en los próximos meses, a medida que la empresa transita el purgatorio de la quiebra.
Por eso, LaNeve agradeció las muestras de apoyo que el presidente estadounidense, Barack Obama, expresó ayer durante la conferencia de prensa en la que anunció la declaración de quiebra de GM y que su Gobierno proporcionará al fabricante 30.100 millones de dólares extra.
"Los comentarios de ayer del presidente fueron muy positivos y estamos profundamente agradecidos por su apoyo a nuestra compañía" dijo el ejecutivo.
"Los consumidores deberían sentirse muy cómodos comprando nuestros excelente autos, 'cruzados' y camionetas", añadió.
A pesar de los resultados de mayo, los analistas advierten que 2009 seguirá siendo difícil para GM, Ford y Chrysler.
Según dijo ayer la firma Standard & Poor's, durante 2009 los fabricantes estadounidenses de automóviles perderán cuota de mercado a manos de las empresas asiáticas.
Curiosamente, una encuesta de opinión dada a conocer hoy y realizada entre 1.100 estadounidenses tras el discurso de ayer de Obama, señala que los votantes demócratas están más dispuestos a comprar vehículos de GM que los republicanos.
La firma HCD Research, que realizó el sondeo, dijo que antes del discurso de Obama, un 55 por ciento de los demócratas dijeron que probablemente comprarán un vehículo de General Motors. Pero esa cifra subió hasta el 59 por ciento después de la intervención presidencial.
Entre los republicanos, la reacción fue la opuesta. Antes del discurso, un 47 por ciento de los republicanos estaba dispuesto a comprar GM. Pero esa cifra se redujo al 45 por ciento después del anuncio de mandatario.