Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autoridad de Competencia británica aprueba la compra de EE por BT

La Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) ha aprobado "sin condiciones" la compra de la operadora británica Everything Everywhere (EE) por su rival en el mercado British Telecom (BT), al considerar que la unión de estas compañías no se traducirá en una disminución sustancial de la competencia.
BT alcanzó un acuerdo definitivo para la compra de la 'joint venture' de Deutsche Telekom y Orange en Reino Unido por 12.500 millones de libras esterlinas (16.455 millones de euros) el pasado mes de febrero, lo que une al mayor operador de telefonía fija de Reino Unido con el principal negocio de telefonía móvil de país.
La autoridad de Competencia británica aprobó "provisionalmente" a finales de octubre la operación tras una evaluación "compleja, detallada y rigurosa" después de que otros operadores y consumidores del país mostraran su preocupación por su impacto en el sector.
La CMA añade que después de considerar en detalle las respuestas a las conclusiones provisionales, así como las amplias evidencias obtenidas durante la investigación, la CMA ha decidido que la fusión no generará previsiblemente una disminución de la competencia en ningún mercado.
La combinación de BT y EE creará el proveedor líder de comunicaciones integradas en Reino Unido, que ofrecerá a sus clientes servicios "innovadores e incomparables" que combinarán el poder de la banda ancha de fibra con capacidades avanzadas de telefonía móvil y wifi.
UNA BUENA NOTICIA.
El consejero delegado de BT, Gavin Patterson, considera una "gran noticia" la decisión de la CMA y se mostró encantando de que no haya encontrado ninguna amenaza para la competencia tras una "profunda" investigación que ha durado más de diez meses.
"La combinación de BT y EE será un campeón digital para Reino Unido, aportando elevados niveles de inversión e impulsando la innovación en un mercado competitivo. No tengo duda de que consumidores, empresas y comunidades saldrán beneficiados", añadió.
Por su parte, Orange explica en un comunicado que, como consecuencia de esta venta, recibirá aproximadamente 4.500 millones de euros en efectivo y una participación del 4% em la empresa que surja de la fusión de BT y EE.
"Esta operación es un hito importante en la historia del grupo Orange. Parte de nuestro ADN se forjó en Reino Unido y estamos muy orgullosos de lo que hemos logrado en los últimos 15 años con las marcas Orange y, posteriormente, EE", afirmó el consejero delegado y presidente de Orange, Stéphane Richard.
En este sentido, añadió que la combinación con BT es un "paso hacia adelante muy positivo" para los consumidores británicos, ya que se beneficiarán de servicios convergentes de telefonía fija y móvil. "Estamos muy contentos con la decisión de hoy, que aporta una señal importante para los operadores de telecomunicaciones de Europa de que el sector está listo para la consolidación entre fijo y móvil", añadió.
OTRAS OPERACIONES EN MARCHA
Esta compra, junto con la adquisición de la filial británica de Telefónica, O2, por la subsidiaria móvil de Hutchison en el país, Three, se perfilan como las dos grandes fusiones en telecomunicaciones en marcha en Reino Unido.
En lo que respecta a O2 y Three, segundo y cuarto operadores de móvil en el país, la Comisión Europea decidió el pasado 30 de octubre abrir una investigación en profundidad sobre el proyecto de compra, por considerar que la operación podría generar problemas de competencia y dar lugar a aumentos de precios para los clientes en Reino Unido.
La apertura de una investigación en profundidad no prejuzga el resultado de la misma, recuerda la Comisión Europea. La transacción fue notificada a Bruselas el pasado 11 de septiembre y, de acuerdo con los plazos previstos, la CE dispone ahora de 90 días, hasta el 16 de marzo para tomar una decisión.
En relaciones a operaciones similares, la compra de E-Plus por parte de Telefónica en Alemania también fue analizada en Fase 2 por la Comisión Europea, que aprobó finalmente en julio de 2014 esta operación con condiciones.
Telefónica cerró en marzo un acuerdo con Hutchison Whampoa para la venta de su filial británica (O2) por 10.250 millones de libras esterlinas (13.494 millones de euros a tipos de cambio actual).