Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades británicas inician una investigación criminal por el desfase contable en Tesco

La Oficina de Fraudes Graves de Reino Unido (SFO por sus siglas en inglés) ha abierto una "investigación criminal" por el desfase contable de 263 millones de libras (333 millones de euros) detectado en la cadena de supermercados británica Tesco, según ha confirmado el organismo.
En un escueto comunicado, la oficina británica incide en que su investigación esta actualmente en marcha y recalca que en estos momentos no puede ofrecer detalles adicionales sobre este asunto.
Por su parte, Tesco ha asegurado este miércoles de que ha estado cooperando "plenamente" con la SFO y que así continuará haciéndolo. Además, añade que la Autoridad de Conducta Financiera (FCA por sus siglas en inglés) le ha comunicado que suspende su investigación tras iniciarse la de la SFO.
El presidente de Tesco, Richard Broadbent, anunció la pasada semana su inminente salida de la compañía tras conocerse que el desfase en las cuentas era mayor de lo esperado al alcanzar los 263 millones de libras en los seis primeros meses del ejercicio, en vez de los 250 millones de libras (316 millones de euros) estimados inicialmente.
La investigación realizada por Deloitte sobre la información de la compañía correspondiente al primer semestre concluye que la estimación del beneficio de la compañía se había exagerado en 263 millones de libras, una cifra que supera incluso las estimaciones iniciales de la empresa.
Tesco informó de que en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal su beneficio neto atribuido fue de 6 millones de libras (7,5 millones de euros), un 99,3% menos que en el mismo periodo del ejercicio precedente.
La cifra de negocio de la cadena británica de supermercados sin tener en cuenta el IVA alcanzó los 30.473 millones de libras (38.546 millones de euros), un 4,5% menos que un año antes.