Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa sube el 0,11% y encadena seis sesiones consecutivas de ganancias

La bolsa española esquivó hoy las pérdidas generalizadas registradas por el resto de los principales mercados europeos y subió el 0,11 por ciento, con lo que ya encadena seis sesiones consecutivas de ganancias, algo que no ocurría desde principios del pasado mes de noviembre.
El principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, avanzó 8,40 puntos, el 0,11 por ciento, hasta situarse en 7.645,30 puntos, de forma que acumula una revalorización del 12,15 por ciento en las últimas seis jornadas.
La escalada de los últimos días ha provocado que las pérdidas acumuladas por la bolsa española se reduzcan al 16,86 por ciento en lo que va de año.
En Europa, con el euro a la baja a 1,298 dólares, Fráncfort perdió el 1,40 por ciento; París, el 0,87 por ciento; Milán, el 0,54 por ciento, y Londres, el 0,18 por ciento; mientras que el índice Euro Stoxx 50 lo hizo el 1,06 por ciento.
La bolsa española abría la jornada con pérdidas moderadas, inferiores al 1 por ciento, y se situaba por debajo de los 7.600 puntos, después de que Wall Street bajara el 0,1 por ciento el día anterior.
Mientras se conocía que Alcoa recortará dividendo, que Nokia despedirá a 1.700 trabajadores y que el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, veía cierta mejoría en la crisis, la bolsa aligeraba la caída.
La mejora de la confianza inversora en Alemania en marzo -índice ZEW- contribuyó a que la bolsa abandonara las pérdidas una hora antes del mediodía y a que rebasara el nivel de 7.700 puntos.
Sin embargo, no aguantó demasiado por encima de esa cota, porque dos horas después, afectada por la indefinición de los futuros estadounidenses, volvía a registrar pérdidas y caía hasta 7.600 puntos.
Los futuros estadounidenses mostraban cierta indefinición antes de la apertura del mercado neoyorquino, lo que se reflejaba en la bolsa española, que deambulaba sobre los precios de cierre del lunes.
Wall Street abría con un leve descenso, en torno al 0,5 por ciento, a pesar de que los precios de producción estadounidenses de febrero subieron el 0,1 por ciento y de que se conocían noticias esperanzadoras del sector constructor, como el alza del 22,2 por ciento de las viviendas iniciadas en febrero, el mayor aumento desde 1990.
Con esta caída, la bolsa nacional perdía la cota de 7.550 puntos, pero el buen comportamiento del sector tecnológico estadounidense y las promesas de la administración de este país para evitar la quiebra de las empresas automovilísticas ayudaban luego a la recuperación del mercado neoyorquino.
Al final de la sesión y después de que la Reserva Federal -banco central estadounidense- anunciara que aplaza la aplicación del endurecimiento de los requisitos de capital bancario, el Ibex se debatía entre las ganancias y las pérdidas, ante la indecisa subida de Wall Street al cierre en España.
Excepto Banco Santander, que bajó el 0,39 por ciento, subieron el resto de los grandes valores del Ibex-35: Iberdrola, el 0,94 por ciento; Repsol, el 0,65 por ciento; Telefónica, el 0,53 por ciento, y BBVA, el 0,17 por ciento.
Técnicas Reunidas lideró las ganancias del Ibex con una subida del 3 por ciento, seguida de Endesa, que avanzó el 2,24 por ciento, tras el batacazo de la víspera por el pago de un dividendo de casi 6 euros por acción.
OHL registró la mayor caída del Ibex, el 8,22 por ciento, afectada por la rebaja de su calificación crediticia, seguida de Gas Natural, que bajó el 7,70 por ciento por la ampliación de capital que está acometiendo para comprar Unión Fenosa, mientras que Mapfre, que mañana empieza otra ampliación, cedió el 3,66 por ciento.
En el mercado continuo, la mayor subida correspondió a Cepsa, que ganó el 6,28 por ciento, seguida de Mecalux, con el 4,77 por ciento.
Las inmobiliarias fueron las que registraron las mayores pérdidas, que fueron del 14,39 por ciento para Reyal Urbis, del 11,85 por ciento para Metrovacesa y del 11,45 por ciento para Renta Corporación.
La rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía cinco centésimas hasta el 4,16 por ciento, mientras que el efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 2.266 millones.