Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las bolsas europeas miran al empleo en EEUU para evitar una nueva jornada negra

La falta de contundencia en las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha desencadenado el desplome del Ibex. Foto: AP.telecinco.es
Después de una jornada muy negra en Europa y Estados Unidos, las bolsas asiáticas experimentaron fuertes caídas en la jornada del viernes, a la espera de del dato de paro en EE UU, que se conocerá hoy, de un vuelco a la tendencia de los últimos días. Europa también estará atenta a sus parqués después de que el repunte de la prima de riesgo de la deuda española e italiana sembrara el caos en los mercados.
En Asia
Las bolsas asiáticas se contagiaron del color rojo que predominó el jueves en Europa y EEUU. En Japón, la Bolsa de Tokio perdía a mitad de sesión un 3,36% y caía hasta los 9.334,26 enteros, mientras que el índice Hang Seng, en Hong Kong, se dejaba 945,34 puntos, un 4,32%, en los primeros minutos, cuando se ha situado en los 20.939,4 enteros.
El fuerte retroceso de la Bolsa nipona se produce un día después de que el Gobierno de Japón interviniera en el mercado de divisas para depreciar el yen, que se hallaba en su nivel más alto en cuatro meses y rozaba su máximo de posguerra.
En EEUU
Los índices bursátiles estadounidenses se desplomaron este jueves tras una jornada en los parqués de europeos en 'números rojos' debido al incipiente temor entre los inversores sobre una segunda recesión económica. El índice Standard & Poor's 500 ha experimentado un descenso del 4,78 por ciento, el Dow Jones del 4,31 por ciento y el índice Nasdaq ha protagonizado la mayor caída del día, un 5,08 por ciento.
Esta es el mayor descenso registrado en Wall Street desde febrero de 2009 y se ha visto acentuado por las caídas generalizadas en los principales índices europeos en más de un cuatro por ciento, la intervención de Japón para devaluar el yen y la primera compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE) para tratar de calmar la tensa situación de los mercados por la crisis de la deuda en Italia y España.
Europa
En España, el parqué madrileño ha cerrado la sesión con una fuerte caída del 3,89%, la mayor desde el 29 de junio de 2010, que ha situado al Ibex 35 en la cota de los 8.686,5 puntos, con lo que suma el cuarto mínimo consecutivo y acumula cinco jornadas seguidas de descensos en las que el selectivo se ha dejado un 10%. La prima de riesgo volvió a superar los 400 puntos  básicos y cerró en 398, superando un día más un nuevo récord.
Los mayores descensos correspondieron a Mediaset (-8,32%), IAG (-7,14%), Técnicas Reunidas (-6,53%), ArcelorMittal (-6,11%) y Repsol YPF (-5,71%). Banco Santander cedió un 4,43%, por delante de BBVA, (4,12%), Bankinter (-4,08%), Banco Sabadell (-3,3%) y Banco Popular (-3,06%). Telefónica cedió un 2,88%.

La falta de contundencia en las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha desencadenado el desplome del Ibex, que durante toda la jornada luchó por mantener el tono positivo, apoyado en los buenos datos de la emisión del Tesoro español.

El Tesoro Público ha adjudicado 3.311 millones de euros en la emisión de bonos a tres años y en la reapertura de una línea de obligaciones con vencimiento el 31 de enero de 2015, cerca del rango alto de los objetivos previstos, de entre 2.500 y 3.500 millones de euros. Sin embargo, como era de esperar tras el rebrote de las tensiones en los mercados, la rentabilidad ha repuntado.

Los expertos consultados por Europa Press aseguran que el mercado esperaba un mensaje "claro" sobre la compra de bonos de los países periféricos, entre ellos, de España e Italia, por lo que las palabras del presidente de la institución han decepcionado.

El repunte de la prima de riesgo también ha contribuido a sembrar el caos en los mercados, ya que tras situarse en el entorno de los 390 puntos básicos en las primeras horas ha vuelto a repuntar hasta los 405 puntos.
En el mercado de divisas, el euro también cede posiciones frente al dólar y al cierre de la sesión bursátil el cambio entre las dos monedas quedaba fijado en 1,4151 unidades.