Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La patronal catalana reprocha a los políticos su inacción porque perjudica a la economía

Rechaza que esté habiendo fuga de empresas por el proceso catalán y alerta de elevada fiscalidad
El presidente de Pimec, Josep González, ha reprochado este lunes a los políticos españoles y catalanes que la falta de consenso tras los procesos electorales y "las decisiones que en el día a día no se toman" perjudican a las empresas y la economía.
En su discurso en la cena anual de la patronal, a la que han asistido unas mil personas entre representantes políticos y empresariales, ha puesto ejemplos como la imposibilidad de lograr un consenso para aprobar los Presupuestos 2016 de la Generalitat, y el "retraso de cuatro años" en el proyecto de macrocomplejo de turismo y juego BCN World.
También ha hecho referencia a la no transposición por parte del Gobierno central de la directiva europea para la Contratación Pública, "que habría favorecido el acceso de las pymes a la contratación", y ha criticado que cada Gobierno central cambie la ley de educación, que ha defendido que necesita ser estable.
Entre los asistentes institucionales figuraban el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; los consellers Jordi Baiget, Dolors Bassa, Meritxell Ruiz y Meritxell Serret, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Llanos de Luna, ante los que ha lamentado que los empresarios tienen "el sentimiento de que el mundo político está alejado del mundo empresarial", con divorcio entre lo que se promete y lo que se hace.
González ha pedido mayor transparencia en las administraciones públicas, el fin del "capitalismo clientelar de los amiguetes" en España en favor de inversiones en infraestructuras rentables, y abordar unas auténticas reformas fiscal y energética.
Ha afirmado que la economía funciona a pesar de las grandes incertidumbres electorales y de la falta de capacidad para llegar a acuerdos, pero que tras un año perdido en el Gobierno central, toca ya gobernar: "Es necesario un gobierno sólido, que haga reformas y que transmita confianza a los ciudadanos y a los inversores".
Sin embargo, a la semana siguiente de que el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà --presente en el acto de este lunes--, alertase de que hay fuga de empresas por la situación política en Catalunya, González lo ha rechazado.
"Creo que nunca sabremos cuántas inversiones se han parado o se han perdido" debido a las largas incertidumbres políticas en el conjunto de España, ha expuesto, pero, en el caso de Catalunya, ha argumentado que el buen nivel de inversiones pasado y presente permite ser optimista.
En su opinión, no avala las tesis que a veces se escuchan sobre la fuga de empresas de Catalunya por el proceso catalán: "Para ser creíbles habría que conocer casos concretos, que no conocemos y, por lo tanto, más vale que no juguemos con estas afirmaciones que no ayudan en estos momentos ya de por sí tan complicados".
Ha agregado que las empresas "sí se pueden marchar por la alta fiscalidad catalana", y que las multinacionales siempre tienen preparados planes de contingencia para todo, incluido el proceso catalán, pero también otros como cambios en el nivel de ventas, en los impuestos o en otro tipo de costes.
FUSIÓN FALLIDA
González también ha insistido en la argumentación que dio Pimec en diciembre para dar por acabados los intentos de fusión patronal con Fomento del Trabajo: "Somos patronal de las pymes y creemos que un proceso de mezcla con cualquier representación de grandes empresas debilitaría la representación de nuestro tejido".
Ha enumerado cuestiones como la fiscalidad empresarial, modelos de contratación pública, plazos de pago y visiones diferentes sobre cómo gestionar las patronales: "No todas las patronales somos o tenemos que ser iguales. Esta no es una declaración de beligerancia. Nos encontrarán dispuestos a colaborar en todos aquellos temas de interés común empresarial", ha remachado.