Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ley catalana de vivienda puede espantar a los inversores, según Moody's

La normativa catalana sobre emergencias habitacionales articulada a través de la Ley 24/2015 podría disuadir a los potenciales compradores de hipotecas morosas, según la agencia de calificación crediticia Moody's, que advierte de que la legislación vigente en Cataluña puede acabar con el beneficio para los fondos y firmas de capital privado al liberar al hipotecado de parte de su deuda en caso de que esta fuera revendida con descuento.
"Bajo la nueva ley, las firmas de capital privado y los 'hedge funds' que adquieren paquetes de hipotecas dudosas con grandes descuentos podrían perder sus beneficios", advierte Alberto Barbachano, vicepresidente y analista senior de crédito de Moody's.
En este sentido, Barbachano precisa que si un banco vende el préstamo moroso a un tercero a menor precio del que aparece anotado en el balance, el deudor puede verse liberado de su deuda pagando a ese tercero el mismo importe que el precio de adquisición de su hipoteca.
De hecho, el experto advierte de que incluso en caso de la posterior transferencia del préstamo para su 'empaquetado' bajo la forma de un bono de titulización hipotecaria residencial (RMBS) se realice a la par del valor nominal, hay riesgo de que el hipotecado pueda saldar la deuda abonando el mismo precio que pagó el inversor.
"Esto daría como resultado la cancelación efectiva de parte de la hipoteca, que no podría ser exigida al deudor y conllevaría pérdidas para el SPV (el vehículo especial de inversión creado para una transacción en particular)", apunta el analista de la agencia Juan Miguel Martin-Abde.
No obstante, Moody's considera que la efectividad de la normativa podría verse comprometida por cuestiones prácticas, ya que en caso de no existir provisiones contractuales en el préstamo que exijan el consentimiento o la comunicación con el deudor "puede ser difícil para éste descubrir que su préstamo ha sido vendido o los términos relevantes y el precio".
Asimismo, en los casos en los que sólo se dispone de un precio para el conjunto de la cartera adquirida, la agencia subraya la dificultad para el hipotecado de calcular cuánta deuda puede no devolver ante la falta de un desglose del precio pagado préstamo a préstamo.