Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cemento ve peligrar su crecimiento en 2016 por la incertidumbre política y el coste de la luz

Encadena en 2015 su segundo año al alza, tras el desplome registrado durante la crisis
El consumo de cemento crecerá alrededor del 7% en 2016, según la patronal del sector Oficemen, que no obstante advierte del riesgo que supone para este crecimiento el descenso de la inversión en infraestructuras derivada de la actual "inestabilidad política" y el alto coste de la electricidad.
La construcción de infraestructuras absorbe el 60% del consumo anual de cemento que producen las plantas en España, que además soportan "uno de los mayores costes eléctricos de Europa".
Oficemen asegura que la factura de la luz de las cementeras españolas es entre un 38% y un 82% más cara que la de países como Alemania, Francia y Noruega, y que por tanto, la electricidad, es la principal partida de los costes de producción del cemento.
La patronal asegura que este hecho dificulta además la capacidad de las empresas para recurrir a la exportación de cemento para sortear el moderado crecimiento que consideran que aún presenta el mercado doméstico. De hecho, las ventas al exterior cayeron un 4,4% el pasado año.
En cuanto a la inversión en obra pública, pendiente de la formación de un nuevo Gobierno en el caso de la correspondiente al Estado central, la patronal teme que pueda reducirse este año, tras la caída del 25% que la licitación se anotó en 2015.
DOS AÑOS DE MODERADA RECUPERACIÓN.
Los fabricantes de cemento radicados en España temen así que estos factores trunquen la "moderada" recuperación que el sector presenta desde 2014, después de los siete años de desplome registrados entre 2007 y 2013.
En concreto, el consumo de este material de construcción encadenó en 2015 su segundo ejercicio consecutivo al alza, al crecer un 5,3% hasta sumar 11,40 millones de toneladas.
La patronal considera no obstante que se trata de un volumen de demanda similar al que se registraba a mediados de los años sesenta y un 54% inferior al consumo medio de 25 millones de toneladas anuales que el cemento registró en los últimos 25 años.
Además, Oficemen calcula que con el actual ritmo de crecimiento, este volumen de demanda medio, que se considera óptimo para el mercado español, no se alcanzará hasta el año 2030.