Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 75,5 por ciento de las calles de La Habana necesitan reparación

El 75,5 por ciento de las áreas pavimentadas de La Habana están deterioradas y necesitan reparación, un problema que las autoridades del gobierno local califican de "grande y complejo", informó hoy un medio local.
El especialista Héctor Valdés Martínez, director del Grupo Empresarial Constructor del Gobierno de La Habana para los viales, reconoció "la magnitud y complejidad" de la tarea, en declaraciones al semanario Tribuna de La Habana.
De acuerdo a estimaciones oficiales, en la capital cubana hay aproximadamente 21 millones de metros cuadrados de área pavimentada y las obras de reparación parar los daños ya existentes requieren 1,5 millones de toneladas de asfalto.
Valdés indicó que las reparaciones de las calles suponen un problema "complejo" ya que se necesitan no solo los recursos para los viales, sino que las calles estén libres de fugas y vertidos de albañales y pluviales provenientes de las conductoras o del interior de las viviendas.
"El elevado deterioro de las bases y pavimentos, las persistentes afectaciones por salideros, vertimientos e insuficientes drenajes pluviales; las indisciplinas del tránsito y otros problemas de carácter material o relacionadas con el actuar de los hombres han sido causas del poco avance en la reparación de la red vial", dijo.
No obstante, señaló que hay suficiente producción de asfalto y equipos de gran capacidad, pavimentadoras, cilindros y cargadores nuevos para garantizar que las calles de La Habana "retomen su forma adecuada".
Las infraestructuras viales, al igual que todo el sistema de transporte, fue uno de los sectores más castigados por el denominado "periodo especial", como se denomina en Cuba a la crisis económica que se produjo con la desaparición de la Unión Soviética y el bloque socialista europeo.