Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La caída del comercio hunde las exportaciones e importaciones europeas

Billetes de euro. EFE/Archivotelecinco.es
La caída del comercio mundial tiene un claro reflejo en las exportaciones e importaciones europeas, que en los dos primeros meses de 2009 sufrieron un desplome superior al 20% en relación a las cifras de un año antes.
Según la información que hoy facilitó Eurostat, la oficina estadística comunitaria, las ventas al exterior de los Veintisiete se redujeron el 23% (hasta 161.000 millones de euros), en tanto que las compras cayeron el 22% (198.700 millones).
La caída es similar en el caso de la zona del euro, que exportó el 24% menos que entre enero y febrero de 2008 (193.100 millones de euros) y también compró el 22% menos (205.900 millones).
En cualquier caso, el déficit comercial de los países de la moneda única se amplió, el 36%, hasta llegar a 12.800 millones de euros.
En el caso de la UE, el déficit comercial se redujo el 13,5%, hasta 37.700 millones de euros.
La información sobre lo sucedido en febrero es todavía provisional, pero Eurostat también ofreció detalles sobre la evolución de los intercambios comerciales de la UE en enero.
En ese mes, cayeron las exportaciones de los Veintisiete a todos sus destinos principales, lo que muestra que la crisis afecta a todas las áreas económicas del mundo.
Destaca el descenso de las dirigidas a Estados Unidos, el primer socio comercial de Europa, que cayeron el 27%, hasta 14.900 millones de euros.
También descendieron las compras de productos estadounidenses, pero menos (-13%), lo que provocó que el superávit comercial de la UE con EEUU se redujera a menos de la tercera parte, de 4.800 millones en enero de 2008 a 1.400 millones el mismo mes este año.
En el caso de China, las exportaciones europeas retrocedieron el 27%, mientras que las importaciones bajaron el 5%, y como consecuencia el déficit europeo respecto a la potencia asiática siguió ampliándose, hasta 15.800 millones.
También cayeron las ventas de productos europeos -por cuantía- a Suiza (-10%), Rusia (-36%), Japón (-21%), Turquía (-44%) y Noruega (-25%).
La contracción de las importaciones fue, en general, aún más acusada, con descensos del 37% para las procedentes de Rusia, seguidas de las de Noruega (-27%), Suiza (-2%), Japón (-20%) y Turquía (-33%).
En cuanto a la evolución de los flujos comerciales por tipo de bienes, en enero se produjo un considerable descenso del déficit energético tanto de la zona del euro, donde cayó el 33% (hasta 20.700 millones) como en la UE, donde bajó el 34% (hasta 17.300 millones).
Sin embargo, también sufrió una caída significativa el superávit por el intercambio de maquinaria y vehículos, que pasó de 12.300 a 5.800 millones de euros en los países de la moneda única y de 7.900 a 2.800 millones en los Veintisiete.
El tercer capítulo comercial más importante para los países europeos, el de productos químicos, también vio reducirse el tradicional superávit, hasta 5.900 millones de euros en la zona del euro (el 23% menos) y 4.600 millones en toda la Unión (el 26,9% menos).
Por último, en lo que se refiere a la situación comercial de los Estados miembros, Reino Unido siguió siendo el líder absoluto en términos de déficit, al acumular 8.900 millones de euros sólo en enero.
Debido a la caída del déficit español a menos de la mitad (de 9.100 millones en enero de 2008 a 4.100 millones) Francia lo superó como el segundo país con peor resultado (5.600 millones de déficit).
En el caso de Alemania, aunque sufrió una importante reducción del superávit (de 17.100 a 7.200 millones), siguió teniendo la balanza comercial más saneada, seguido de lejos por Holanda (3.000 millones) e Irlanda (2.900 millones).