Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comercio apela a la responsabilidad de los partidos para disipar la incertidumbre

La Confederación Española de Comercio (CEC) ha apelado a la responsabilidad y capacidad de diálogo de los partidos políticos para disipar la incertidumbre y recuperar la buena marcha del consumo, tras conocer el dato de la confianza del consumidor, que muestra un desplome de 8,3 puntos en enero, situándose en los 99,1 puntos.
Según la asociación, este dato ha generado preocupación entre los comerciantes, que ya venían trasladando la percepción de un "cierto estancamiento" del consumo en el mes de las rebajas, en comparación con la evolución positiva de los últimos tiempos.
Tras cerrar el que ha sido el mejor año para el comercio en términos de ventas y ocupación desde que se iniciara la crisis, el sector afronta un año "decisivo" para el consumo y la reactivación definitiva del comercio.
En este sentido, el presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, advirtió recientemente de la necesidad de evitar situaciones de incertidumbre que afecten al consumo y pudieran truncar la recuperación del comercio minorista, que ha demostrado ser, según ha afirmado, un motor económico estratégico, "de rápida reacción a los cambios y con un gran comportamiento en la generación de empleo".
"Este año, a pesar de las buenas expectativas iniciales, las rebajas tan solo han tenido impacto en las ventas durante los primeros días, y hoy, vemos cómo se desploma la confianza del consumidor tras meses al alza. No podemos dar ni un paso atrás en la lenta pero firme recuperación del sector", ha señalado García-Izquierdo.
Asimismo, ha hecho un llamamiento a todos los partidos políticos para que formen Gobierno en un período breve de tiempo, "en el marco de normalidad y madurez democrática que corresponde a España, anteponiendo los intereses del país por delante de cualquier otra cuestión".